Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga se convertirá en presidente de honor del PP tras ceder el liderazgo a Aznar

Manuel Fraga entregará la presidencia nacional del Partido Popular (PP) a José María Aznar al comienzo de la primavera próxima. El relevo se producirá en un congreso nacional del partido que se celebrará entre los meses de febrero y abril de 1990, en una fecha todiavía pendiente de fijar, según ha manifestado a este diario el propio Fraga, quien se convertirá en presidente de honor del PP Aznar quiere aprovechar esa reunión para simplificar la estructura dirigente, que incluirá la supresión de la mayoría de las ocho vicepresidencias nacionales, e investir al candidato popular para la Junta de Andalucía ante la proximidad de las elecciones autonómicas, previstas en principio para el mes de junio.

El cargo de presidente de honor, creado expresamente para ubicar en él a Fraga, carecerá de competencias concretos, pero no será el único que ocupe el Fundador de Alianza Popular y promotor, hace ahora un año, de la refundación en Partido Popular. El dirigente conservador formará parte de la comisión permanente de la direccíón del partido en cuanto presidente del Partido Popular de Galicia y asimismo continuará en la Junta directiva nacional, máximo órgano del partido entre congresos. No está excluido que, por decisión del Congreso o del futuro presidente, sea incluido asimismo en el comité ejecutivo nacional.Consciente de que continuará en la cúpula del Partido Popular, sin que su dimisión como presidente suponga un total apartamiento de la política nacional, se ha adelantado a matizar que cederá todos los poderes a Aznar y que no interferirá en su mandato. "Yo soy de los que cree que el mando no se puede compartir. Yo lo he ejercido creo que discretamente, pero efectivamente también, y debe de tener las mismas facilidades Aznar para hacerlo en los próximos años", ha asegurado.

Fraga está convencido de que en la próxima primavera estará plenamente dedicado a las tareas de presidente de la Xurita de Galicia, a la que ahora es candidato. En plena campaña electoral, no ha desaprovechado la ocasión para anunciar que, si gana las elecciones del día 17, no ocupará el suntuoso, y aislado, despacho del palacio de Raxoi que han ocupado tanto el socialista Fernando González Laxe como el conservador Gerardo Fernández Albor.

Manuel Fraga ha afirmado que se instalará en San Caetano, el complejo administrativo donde se encuentran todas las consellerías de la Xunta de Galícia. "Y, por supuesto", apostilló, "viviré en mi casa de Perbes y pagaré los gastos de mi bolsillo".

Por su parte, José María Aznar no quiere que la organizacíón del partido distraiga su atención de cuestiones que considera prioritarias, entre ellas las elecciones autonómicas gallegas, y está aplazando la discusión sobre los asuntos que tratará el Congreso extraordinario. Por el momento, se ha limitado a encargar un estudio para poder simplificar la estructura directiva.

Menos cargos

Aunque los informes no están concluidos, el propósito inicial del futuro presidente es eliminar las tres secretarías generales adjuntas así como reducir las vicepresidencias. En estos momentos son vicepresidentes nacionales Aznar, Miguel Herrero, Marcelino Oreja, Abel Matutes, Isabel Tocino, Félix Pastor, José Antonio Segurado y Javier Rupérez.Su intención es dejar los aspectos relacionados con la vida interna del partido a Francisco Álvarez Cascos, actual secretario general, y Juan José Lucas, secretario de organización, para centrarse, como presidente del Grupo Parlamentario Popular, en la labor de oposición en el Congreso de los Diputados.

La época escogida para la celebración del congreso nacional indica que Aznar quiere aprovechar ese acontecimiento con vistas a las elecciones autonómicas en Andalucía, previstas para el verano. El todavía vicepresidente nacional ha advertido a su equipo dirigente que "las cuestiones internas, como son los congresos regionales y el relevo de presidentes provinciales, deben quedar subordinadas al interés, y por tanto el calendario, político general".

Problemas en Andalucía

El nuevo líder del Partido Popular está decidido a efectuar cambios en el funcionamiento de la organización andaluza del PP, donde considera que existen "problemas estructurales", si bien ha rehuido aportar cualquier indicio sobre quién será el candidato popular a la presidencia de la Junta de Andalucía.Algunos de sus colaboradores más cercanos han comentado en conversaciones privadas que Javier Arenas, que tiene en la actualidad el cargo de portavoz del Partido Popular en el Parlamento autonómico andaluz, sería un buen candidato pero carece de suficiente rodaje para afrontar con éxito esa tarea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1989

Más información

  • El partido conservador reducirá su equipo dirigente