Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duros calificativos de 'France Football' al comportamiento blanco ante el Milán

La prestigiosa revista parisiense France Football dedicó ayer un duro editorial al comportamiento del Real Madrid el pasado miércoles en su enfrentamiento con el Milán en el partido de vuelta de octavos de final de la Copa de Europa, que califica de monstruoso y vergonzoso. "Lo que el Real hizo ante el campeón de Europa y, según parece, ante los ojos de 550 millones de espectadores constituve una monstruosidad y una vergüenza", señala la revista, que concede anualmente los trofeos del Balón de oro, al mejor jugador continental, y la Bota de oro, al máximo goleador.El título del editorial es Los sangrientos (saigneurs) del Real, en aplicación de un adjetivo que juega con seigneurs (señores), calificativo empleado en otras ocasiones por la revista para definir a los jugadores madridistas.

"En un partido que toda Europa vio, hubo un equipo impedido de jugar al fútbol (para lo que había venido) y otro alentado a jugar a la carnicería (para lo que está dotado)", agrega. Para France Football no existe un ejemplo reciente de tal caricatura de fútbol, de tal desprecio por las reglas del juego ni de tal insolencia guerrera ante un adversario civilizado. Ni en los partidos de máxima tensión de la Copa Libertadores de la década peligrosa (1960-1970) se dejaban sancionar con la expulsión inmediata las patadas directas sobre el adversario, dice.

"En Madrid, por vez primera en la era moderna, hemos podido ver futbolistas, supuestamente de elite, que golpeaban impunemente a sus adversarios con la intención de eliminarlos o acobardarlos", agrega. Para France Football, que considera malo el arbitraje del francés Vautrot, "es evidente que en el estricto respeto de las reglas del juego el equipo del Real hubiera debido terminar con ocho jugadores, pues no sólo Sanchis, sino también Hierro y Ruggieri eran candidatos privilegiados a la expulsión". La revista considera que los árbitros y las autoridades del fútbol deben tomar medidas para que espectáculos como el del Bernabéu no lleguen a repetirse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 1989