Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chelo Vivares

En el interior de 'Espinete' y de 'Curro'

Madrileña, de 30 años de edad "para arriba", la actriz Chelo Vivares es tal vez el personaje más conocido por los niños, aunque éstos no lo saben. Durante cinco años encamó al popular Espinete en el programa de Televisión Española Barrio Sésamo, y dio vida a Curro, la mascota creada por Heinz Edelmann para la Expo 92, en su espectacular presentación oficial en Sevilla a finales de abril. "Que me vean o no la cara me importa poco, porque ¿para qué sirve, para que te conozcan por la calle? Eso me da igual".

Empezó en el mundo del espectáculo hará unos 16 años. Hija de actores, su primera actuación fue en un musical y a partir de ahí "fui haciendo de todo, como cualquier actor. Donde salía trabajo, allí estaba. Hice radio, trabajé en doblajes, obras de teatro de Calderón, Benavente..., una gira por universidades de Estados Unidos". Durante siete meses, Chelo Vivares compaginó su trabajo de actriz con otro como funcionaria de la Telefónica. "Trabajé en el departamento de Asignación y Conservación, en el mismo despacho que Pedro Almodóvar".En esta época, trabajaba por la mañana en Telefónica y por la tarde hacía dos funciones de teatro. "Me tiré unos siete meses durmiendo sólo cuatro horas, y recuerdo que en la media hora que teníamos de desconso en Telefónica, me metía en una taquilla para dormir un poco".

Una gira por toda España hizo que pidiera la excedencia en Telefónica, "y cuando se me terminó", comenta, "me di cuenta que no me apetecía nada dar más números de teléfonos y escribir a máquina".

Lo de dar vida a Espinete surgió cuando grababa un programa de teatro en Televisión Española. "De pronto me dijeron que me tenían que medir, yo no sabía para qué, me hicieron unas pruebas y me escogieron para dar vida a ese muñeco".

Ahora que ha terminado la emisión, Chelo Vivares trabaja en una pequeña compañía con la que representan un espectáculo con Espinete de protagonista. "Esto me gusta más, porque ves a los críos y notas que existe una comunicación directa, que es lo que importa".

Los organizadores de la Expo 92 se pusieron en contacto con ella cuando representaba una de estas funciones en El Escorial. "Cuando me llamaron faltaban unas tres semanas para el espectáculo y la verdad es que no sabía cómo era Curro, sólo lo había visto por televisión un momento". Chelo Vivares, que considera la mascota de la Expo "muy salada y muy maja", cree que el recibimiento que se le dio en su presentación en la plaza de España de Sevilla "no fue muy caluroso, por lo que escuchaba me parecía que la gente estaba un poco distante". La actriz está un poco asombrada de la polémica creada en la capital andaluza por el hecho de que la primera aparición de Curro hubiera sido en Madrid y de que el grupo catalán Els Comediants hubiera formado parte del grupo de actores que intervino en el espectáculo. "Me parece que debe haber mejor voluntad, porque se supone que esto es una exposición universal. Es un acontecimiento al margen de los intereses políticos y creo que la gente debe espabilarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 1989