Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEMIFINALES DE LAS COMPETICIONES EUROPEAS

La estrategia madridista duró 18 minutos

El Madrid rozó la perfección táctica anti Milán durante 18 minutos, período que transcurrió desde el inicio del partido hasta el gol de Ancelotti. Al final todo resultó en balde. El Madrid, que había perdido 47 balones ante la presión milanesa en el Bernabéu, acabó perdiendo ayer 53.Si en el Bernabéu el planteamiento conservador de Leo Beenhakker provocó esas 47 pérdidas y su equipo cayó 11 veces en la trampa del fuera de juego ante la ya célebre zona presionante del Milán, ayer la valentía táctica del entrenador holandés propició otro dato no menos revelador: en los primeros 17 minutos, el Madrid sólo había perdido 10 balones y caído una vez en el fuera de juego porque no sólo saltó al campo sin ceder terreno a su rival, sino que le comió a su vez 20 metros con sus líneas adelantadas mientras que obligó también al meta Galli a sacar en largo casi siempre. Pero al final, en los 28 minutos restantes del primer tiempo, se volvió a la normalidad y el Madrid sumó un total de 34 pérdidas de balón y cuatro fueras de juego. El segundo tiempo sobró para las IBM.

Si en el Bernabéu Ancelotti fue el amo de la presión en la zona ancha con 18 recuperaciones, en San Siro salvó 17, acompañado en esta labor por Baresi, que totalizó 15. Estadísticas en mano, pues, cabe una conclusión: el Madrid jugó de una forma en el Bernabéu y de otra en San Siro, mientras que el Milán fue siempre fiel a sí mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de abril de 1989