BALONCESTO

El Barcelona y el Real Madrid culminan hoy su lucha por el título de campeón de Liga

La Liga de baloncesto tendrá hoy un campeón. El último escenario será el Palau Blaugrana (21.15, TVE-2), y ya no habrá opción para más correcciones. Es difícil pronosticar si en esta ocasión valdrá más el factor campo propio o la moral de haber igualado un 0-2 en la eliminatoria. El Barcelona ganó los dos primeros partidos en su cancha (75-73 y 87-77), y el Real Madrid hizo lo mismo en la suya (90-85 y 90-78). El Barça tenía tres opciones para ser campeón. Ahora le resta la última, en igualdad de condiciones con su rival.

PEDRO BARTHE, El espectáculo que han ofrecido estos dos equipos, catalogados por el entrenador madridista, lolo Sainz, como los dos mejores de Europa, ha sido titánico. En ocho días han jugado cuatro encuentros y hoy, tras 11 de lucha, se decidirá el campeón. El Barcelona acumula los dos últimos encuentros decisivos de su semifinal ante el Joventut, con lo que en 16 se habrá jugado el titulo en siete partidos. En uno como el de hoy los estallidos esporádicos, dos triples de Sibilio o dos escapadas de Corbalán, deciden más que cualquier estrategia estudiada. La fuerza física no cuenta.Hasta el momento, el Madrid ha compensado con un mayor número de canastas dobles el aluvión de triples encestados por su rival. En los tiros libres andan parejos. El rebote es rnadridista, pero el Barcelona se muestra más efectivo bajo e tablero contrario. El Barcelona, que se ha defendido -con más agresividad en algunas fases al utilizar dos bases, ha cometido más faltas, destacando la eliminación en dos ocasiones de Jiménez y Costa, hecho que no ha sucedido con ningún jugador blanco. Aíto García Reneses, su técnico, ha utilizado con preferencia a ocho hombres y Sainz a siete.

El Barcelona mantiene a Epi como su jugador más regular y decisivo. Solozábal ha perdido en esta eliminatoria efectividad ofensiva: tira menos y peor que en las semifinales, en las que, a estas alturas, había anotado el doble de puntos. Norris está más entonado y su aportación en la lucha con Fernando Martín es de las más bellas de este espectáculo final. McDowell se muestra como el mejor reboteador de su equipo, a pesar de compartir la pista con Trumbo. En el equipo de Aíto el trabajo reboteador está más repartido que en el Madrid. Costa sigue siendo un reactivo para la defensa y Sibilio una especie de artista invitado para lanzar en ocasiones esporádicas. Martínez ha desaparecido, al contrario que Antonio Martín.

La importancia de Biriukov

En el Madrid, Biriukov es vital. Prácticamente, ha jugado los 160 minutos posibles. Tras él está Wendell Alexis, que, aunque continúa perdiendo efectividad y sus porcentajes de tiro son bajos, colabora en el juego le conjunto con ayudas en la defensa y el rebote. El Madrid utiliza mucho menos y con poco acierto la línea de 6,25 metros. En el rebote, Fernando Martín es el máximo responsable. La aportación ofensiva de Llorente es escasa e incluso no ha lanzado ningún triple. Destaca el hecho de que Corbalán no actuase en el tercer partido y, en cambio, fuera decisivo en el cuarto.

Cómo enfocarán el partido los entrenadores es difícil de intuir después de que en una ocasión haya decidido el jugar con dos bases, en otro encuentro el juego exterior de los aleros, en el tercero el juego interior de los pivots y, en el cuarto la inspiración del capitán del Madrid.

En estos partidos no ha faltado la tensión y algo de violencia, pero, en conjunto, el espectáculo ha sido total. Esta noche será la última oportunidad de la temporada para ver a esas dos fuerzas de la naturaleza, Andie Norris y Fernando Martín, frente a frente. 0 para ver cómo Biriukov y Epi luchan al límite de la perfección ofensiva y defensiva. Es el último plato exquisíto de la temporada. Los buenos gourmets del baloncesto se aprestan a degustarlo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS