Illescas llego, vio y triunfó

Es el ajedrecista español con más proyección

Como buen ganador tiene una confianza absoluta en sí mismo, pero sus pies no se despegan del suelo, Desde que decidió vivir del ajedrez, hace 18 meses, Miguel Illescas ha aprovechado al máximo sus oportunidades para competir con la elite. A los 22 años está dispuesto a ser el detonador de su profesión en España como Santana o Ballesteros. Después de conseguir el título de gran maestro en el torneo de Linares, sus próximos objetivos son conseguir un patrocinador y continuar su ascenso en la clasificación mundial. "Hasta el límite de mis fuerza?, dice.Illescas cree que buena parte de su éxito se debe a las técnicas de mentalización que practica con el doctor Pedro Balarezo, padre del primer jugador de beisbol español que actúa en la liga norteamericana, con el fin de lograr un máximo rendimiento, a base de autosugestión. "También soy muy severo con las cosas que me benefician o me perjudican durante un torneo. Entre las primeras figuran, dormir mucho, pasear y estar sólo media hora antes de las partidas. Por el contrario, huyo de los ambientes donde hay mucha gente, aunque en la vida normal me gusta ir de juerga, no quiero saber contra quién juego hasta la víspera y no comento partidas para revistas.

Para soportar esa vida monacal "es importante que tú ayudante sea no sólo un buen analista de posiciones aplazadas sino un verdadero amigo. Elegí a Javier Ochoa porque su temperamento me ayuda a sentirme bien.," Ambos prepararon el torneo en Barcelona con un especial cuidado en "limar mi excesiva agresividad con las piezas negras, que en Linares me hubiera llevado al suicidio" y estudiaron el estilo de los próximos rivales con ayuda del ex campeón de España Jesús de la Villa.

Aunque ya se había enfrentado a grandes figuras en Dubai y Bilbao, con buenos resultados, Linares ha sido el escenario de su puesta de largo ante la elite. "Ha sido aquí donde me he dado cuenta de lo que significa jugar contra verdaderas fieras del tablero, cuya voluntad de vencer como sea atraviesa el tablero y se mete: en tu cuerpo". Pero Illescas encontró enseguida el antídoto: "Hay que ser como ellos. Jugar a ganar y no asustarse por nada".

Afortunado

Se considera afortunado porque sus padres siempre le apoyaron para que se dedicara al ajedrez. Sin embargo, mantuvo la informática "conio arma en reserva hasta que que me dí cuenta de que el ajedrez era más rentable. De todas formas, hay cosas lamentables: es fantástico que mis declaraciones vayan a salir en su periódico, pero esto no hubiera ocurrido si no me dan una oportunidad en Linares. Hay otros españoles, como Rival, que pueden hacerlo tan bien como yo".

Espera estar entre los 50 mejores del mundo a fin de año. Por otra parte, ha iniciado gestiones para que le patrocine una marca comercial. "El ajedrez es muy barato y cada vez tiene más repercusión social en España. En realidad, yo creo que el Mundial ha servido simplemente para iluminar una popularidad que ya existía. A mí me viene de perlas; es como si fabricas chorizo y de pronto el chorizo se pone de moda".

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS