Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El COOB considera que el nuevo director de Deportes debe viajar a Calgary

El Comité Organizador Olímpico Barcelona 92 (COOB 92) considera imprescindible que el nuevo director de Deportes forme parte de la delegación que asistirá a los Juegos Olímpicos de Invierno, que se inaugurarán el 13 de febrero en Calgary (Canadá). Carlos Ferrer Salat, presidente del Comité Olímpico Espaflol (COE), manifestó ayer a este diario que ve Imposible cumplir el compromiso que adquirió el pasado lunes ante la Comisión Permanente del COOB 92, donde se comprometió a ofrecer un candidato al comité ejecutivo, que se reunirá el próximo día 29.

Ferrer Salat considera que el tema de la elección es delicado y por esta razón no deben cometerse más errores: "Tenemos que ir con tiento, y no fallar. Tampoco debemos tener prisa porque el nombramiento, según el proceso aprobado por el COE, requiere su tiempo. De ahí que vea imposible que el día 29 podamos proponer un nombre".El proceso que finalizó con la elección de Antonio López duró más de dos meses, ya quel después de que la junta de federaciones olímpicas decidiera convocar elecciones, debió llegarse a una segunda convocatoria. "El nombramiento de Antonio López fue aceptado por todas las partes", señaló Ferrer Salat. "El COE preparará ahora un nombre que sea del agrado de todos, porque no es bueno que nuestro candidadto sea rechazado. Pero de ningún modo se producirá el consenso antes de que el COE decida".

El proceso para elegir director de deportes fue idea de la Junta de Federaciones Olímpicas, ya que en aquellos momentos, marzo del pasado año, el Comité Ejecutivo del COE estaba poco menos que disuelto al mantener posturas contrarias a las del presidente, Alfonso de Borbón.

Ese sistema perdura y será muy difícil cambiarlo por otro más rápido o, incluso, conseguir que la junta de federaciones y el comité ejecutivo concedan plenos poderes a Ferrer Salat. En este sentido, miembros destacados del GOE, entre los que se encuentran Feliciano Mayoral o Juan Manuel de Hoz, secretario general y vicepresidente, declararon a Diari de Barcelona que no creen que los miembros del COE acepten cambiar el sistema y renuncien a la posibilidad de participar en la elección.

"Todo arranca", reconoció ayer un miembro del organismo olímpico español, "del momento [febrero del pasado año] en que el COE acepta no tener poder de decisión en los temas económicos de la organización, consiguiendo la exoneración por parte del Ayuntamiento de Barcelona". "En ese momento", siguió explicando la misma fuente, "el COE convierte la posibilidad de designar al director de deportes en algo irrenunciable porque es en el único punto en el que puede tener protagonismo en la actual situación".

La resolución del caso López ha desprestigiado al COE frente al COOB, que aceptó sin pestañear la propuesta de Ferrer Salat, quien tuvo que soportar un diluvio de críticas en la reunión de la Confisión Permanente del pasado lunes. Las fuerzas vivas del COE no aceptarán que Javier Gómez Navarro, secretario de Estado para el Deporte, o cualquier representante del COOB, les imponga un nombre. "Después de aquella exoneración", insistió la misma fuente, "lo único que nos queda para demostrar nuestra presencia es la designación del director".

En este sentido, Gómez Navarro ha declarado que le gustaría que el futuro candidato no fuera un presidente de, federación y sí un buen gestor. Algunas personas consideran que el puesto puede ser cubierto por una persona ajena al deporte que cuente con un buen asesoramiento deportivo.

La dimisión de Antonio López ha tenido alguna repercusión internacional, pero la ausencia del director de deportes en Calgary provocaría inquietud de la prensa internacional sobre la organización, según fuentes del COOB.

La composición de la lista de candidatos es también un problema para Ferrer Salat y el COE. Leandro Negre, perdedor ya en una votación, descarta volver a presentarse; Pere Miró, concejal convergente en el Ayuntamiento de Barcelona, cuenta con la oposición de los socialistas; y Conrad Blanch, bien visto por las dos fuerzas mayoritarias en el COOB, pertenece a un deporte no olímpico y, después del caso López, algunos creen que ese punto es importante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de enero de 1988

Más información

  • Ferrer Salat afirma que no deben cometerse más errores