Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Vizcaya plantea una ponencia alternativa a la aprobada por el comité federal

El sector mayoritario del PSOE de Vizcaya, que encabeza Ricardo García Damborenea, defenderá en el congreso provincial que celebran este fin de semana los socialistas vizcaínos la aprobación de una ponencia política alternativa a la acordada por el comité federal del PSOE, para debatir en el 31º congreso del partido, previsto para finales de enero. Esta iniciativa supone un rechazo frontal a un documento auspiciado por la ejecutiva del PSOE y un ostensible intento de desmarque de lo que un importante núcleo de socialistas vascos considera como la "tentación populista, economicista y de desdibujamiento del proyecto socialista".

Un portavoz del PSOE de Vizcaya atribuyó ayer la redacción de esta ponencia alternativa al deseo de clarificar la actitud de los socialistas, a lo que no contribuye, desde su punto de vista, la ponencia aprobada por el comité federal del PSOE. "En este momento", dijo un estrecho colaborador de Damborenea, "no está claro si es o no socialista el proyecto político del partido, o si es socialcristiano o centrista. Se están expresando opiniones para todos los gustos, y, ante ellas, nosotros queremos reafirmar las señas de identidad socialistas".Si bien no ha sido todavía redactado el capítulo referente al sindicalismo, por considerar que "la falta de consenso en el seno del PSOE a este respecto requiere una exposición extremadamente cuidada y precisa", uno de los encargados de su elaboración adelantó a este periódico que los socialistas vizcaínos defenderán que UGT debe desempeñar un papel central en el "cambio estructural" que necesita la sociedad española. El PSOE de Vizcaya ha estado tradicionalmente muy vinculado a UGT, e incluso en el anterior congreso federal, Nicolás Redondo fue el portavoz de su delegación.

Es probable que tanto en el este congreso como entre los socialistas de Álava se produzca una ostensible marginación de varios de los principales dírigentes del Partido Socialista de Euskadi. Así, el sector mayoritario en Vizcaya prevé que no saldrá elegido delegado para el 31º congreso federal el vicesecretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE) y portavoz del partido en el Parlamento vasco, Juan Manuel Eguiagaray, quien no ha podido obtener la nominación para acudir como compromisario al congreso provincial.

Asimismo es probable que el propio presidente del PSE y vicelehendakari, Ramón Jáuregui, y el secretario de organización de la ejecutiva regional, Fernando Huesa, encuentren grandes dificultades para salir elegidos delegados al congreso federal.

Estas marginaciones, en caso de producirse, reflejarían no sólo la consecuencia de una victoria de García Damborenea en unas tesis políticas que difieren de las de Txiki Benegas, sino que anunciaría una actitud de fuerza ante el congreso que el año próximo elegirá a la nueva ejecutiva regional del Partido Socialista de Euskadi.

Cambio de estructuras

La ponencia alternativa, promovida por García Damborenea y propuesta formalmente al congreso del PSOE de Vizcaya por las agrupaciones de Santurtzi y Portugalete, resalta desde sus primeras páginas que .el socialismo se manifiesta por su vocación de cambio de las estructuras para superar la sociedad capitalista". Los instrumentos para ello deben ser, según los impulsores de la ponencia, "la extensión de la democracia, el desarrollo del Estado de bienestar y la Unión General de Trabajadores".La ponencia señala como el mayor peligro ante la "contraofensiva neoliberal", la "facilidad con que algunos sectores socialdemócratas dan, implítica o explícitamente, la razón a la derecha en sus críticas, sus objetivos, sus ideas o sus procedimientos". Asimismo, los autores del documento previenen contra el riesgo de mimetismo, de repliegue hacia el pragmatismo y de economicismo.

En implícita crítica a algunos aspectos de la política económica gubernamental advierten que "los fines de desarrollo económico y su correlato social se difuminan en medios como tasa de inflación, lucha contra el déficit o creación bruta de capital, con lo que el ejercicio del poder político queda secuestrado por quien monopoliza el discurso económico, el cual, arguyendo la supuesta neutralidad de las medidas económicas, cae tan fácil como peligrosamente en la tentación de prescindir de cualquier interlocutor, sean partidos, sindicatos, grupos parlamentarios u otros interlocutores sociales".

Los autores y partidarios de este texto alternativo al aprobado por el comité federal del PSOE resaltan que "hay que evitar la tentación populista; la apuesta por conservar el poder al calor de la satisfacción inmediata de quienes menos han tenido que perder durante los años de ajuste, menos pueden recriminar al Gobierno ( ... ), eso equivaldría a cambiar de base social, que es tanto como decir abandonar el proyecto".

Frente al dogmatismo que desde su perspectiva supone sostener que "no hay otra política posible", los redactores de la ponencia sostienen que "la izquierda no puede ser la búsqueda de la seguridad y la posesión de verdades absolutas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 1987

Más información

  • Seguidores de García Damborenea, contra la tentación "populista y economicista"