Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El margen de explotación de la CECA es negativo desde 1986

La Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), entidad en la que participan las cajas de ahorro y cuya funcionalidad viene determinada por los servicios que presta al resto de cajas, presenta desde hace un año un margen de explotación negativo que viene creciendo a ritmos acelerados y cuyas causas no han sido explicadas.La explotación de la CECA en los dos últimos ejercicios presenta perfiles bastante negativos a la hora de calificar la gestión de sus principales responsables, entre los que se encuentran José Joaquín Sancho Dronda, como presidente, y Miguel Allué, como director general. El margen financiero -diferencia entre los ingresos obtenidos por la colocación de los recursos y el coste de dichos fondos- ha venido estrechándose de forma importante desde el primer semestre de 1986.

En 1985, el margen financiero superó los 5.200 millones de pesetas, mientras que en en el primer semestre de 1986 fue de 2.088 millones y ligeramente inferior en la segunda mitad del año. En total, el margen financiero de 1986 fue de 4.116 millones de pesetas, 1.100 millones menos que un año antes. La tendencia a la disminución se mantiene en 1987, y en el primer semestre se redujo a 1.386 millones de pesetas. Mientras los ingresos financieros se han mantenido de forma estable en estos años, los costes financieros han crecido en la misma proporción que lo han hecho los tipos de interés en los mercados monetarios. Los productos financieros no lo han hecho en esa misma proporción porque la CECA decidió, en el segundo semestre de 1986, adquirir deuda pública, cuando los tipos de interés estaban en su nivel más bajo, en la creencia de que seguirían bajando aún más, justo lo contrario de lo que ha ocurrido en todo 1987.

Otro de los ingresos cuyas cifras absolutas han descendido a lo largo del último año es el de comisiones obtenidas por intermediación. Tanto en 1986 como en los seis primeros meses del año, los ingresos por comisiones son menores a los de períodos anteriores, y ello se puede deber tanto a la menor emisión de obligaciones por parte de las compañías eléctricas como a la mayor competencia que los bancos hacen para tratar de conseguir aumentar su cuota de mercado en este segmento cada vez más importante para el volumen total de resultados.

Los costes de explotación de la CECA, que consta de una sola oficina, representan cifras muy elevadas, más de 3.500 millones de pesetas en los dos últimos semestres, que hacen que el margen de explotación sea negativo tanto en la segunda mitad del pasado año, por 248 millones de pesetas, como en el primer semestre de 1987, con una cifra negativa de 1.265 millones de pesetas.

Los saneamientos a los que tiene que hacer frente la CECA, sobre todo provisiones para el fondo de pensiones, ya que apenas tiene créditos concedidos y su cartera de acciones es pequeña, parecen desmesurados y superan los 1.200 millones de pesetas en cada semestre.

La fórmula para cerrar el ejercicio con resultados positivos ha sido intensificar su actuación en operaciones especulativas en bolsa. En 1985, la CECA obtuvo 917 millones de pesetas por este concepto; un año después, la cifra superaba los 5.800 millones de pesetas, y en el primer semestre de este año se han obtenido ya 3.475 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 1987