Antonio Rodríguez Franco

Un baloncestista que es jefe de Protección Civil de Granada

Antonio Rodríguez Franco, de 29 años y 1,96 de estatura, granadino del Albaicín y jefe local de Protección Civil de Granada desde hace tres años, se ha visto obligado a abandonar su segunda vocación después de alcanzar la Primera División en seis temporadas de continuo ascenso con su equipo, el Oximesa, del que llegó a ser el único granadino en plantilla y capitán. Preseleccionado juvenil, confiesa que "nunca podíamos esperar llegar a la Primera División" cuando, en 1981, comenzó la aventura del Oximesa.

Rodríguez Franco era entonces bombero, en cuyo cuerpo municipal había ingresado en 1978, mientras terminaba sus estudios de arquitecto técnico. Fue su trabajo de fin de carrera La protección civil en la ciudad de Granada, lo que le decidió a optar a la plaza creada por el ayuntamiento como jefe local de este servicio, que ganó mediante concurso público en el año 1984.Fue en junio de 1986 cuando Oximesa llegó a la Primera A. "Necesité un par de días para asimilar que era verdad". Antes era diferente: "Un grupo de amigos, todos granadinos, muy jóvenes, estudiantes y con la misma ilusión".

Ya el verano pasado sostuvo la misma lucha interior. "Es que mi ilusión de siempre había sido jugar en Primera". Pero la nueva situación del equipo exigía mayor dedicación y desplazamientos más largos. Rodríguez Franco decidió afrontar el reto y durante la temporada "entrenaba a las ocho de la mañana, a las nueve y media estaba en el despacho hasta la hora de comer, volvía a las cuatro y media, y a las siete, de nuevo entrenamiento. A las diez, la cena, y a dormir". Por desplazamiento perdió días de vacaciones y agotó los reservados para asuntos propios.

De ese año recuerda como "imborrable" la victoria ante el Barcelona, y "el público sordo, nosotros sordos, 'es posible, es posible', y efectivamente lo fue. Me hacía mucha ilusión porque había estado preseleccionado con Epi y él se acordaba de mí. Como alero, yo me considero buen defensa. Salí a frenarlo, y dicen que lo hice bien".

Esta temporada ya no estará con Oximesa. "Tendría que haber dejado el trabajo por un año, y eso hubiera significado un retroceso después de todo lo avanzado en estos años". Y eso que José Antonio Murado, presidente del club, le ofreció un contrato profesional con tres millones y medio de ficha, más sueldo, cuando durante todas estas temporadas sólo recibía una compensación mensual.

De su trabajo como jefe local de Protección Civil considera como más importante el informe técnico del incendio del auditorio Manuel de Falla, "por la magnitud, la extinción, la investigación y la trascendencia". "Hubo que detectar la intencionalidad", que para Rodríguez Franco está fuera de dudas, y en cuanto a la protección civil, señala que es "algo nuevo en España, aunque fundamental", un trabajo de prevención y planificación en el que los cuerpos que intervienen en un posible siniestro "saben de antemano cuál es su función. Se trata de coordinar en breves minutos todas las fuerzas a tu disposición ante cualquier emergencia". Tal vez por ello justifica el popular dicho "tienes cosas de bombero": "Los bomberos son gente muy radical porque en breves segundos tienen que actuar en cosas que o se hacen o ya no se hacen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de agosto de 1987.