Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva fortaleza del dólar se mantendrá al menos durante un cierto tiempo, según los operadores

Los operadores de los mercados internacionales consideran que, aunque el dólar se mantiene fuerte en las últimas semanas, no se ha llegado todavía a la barrera prevista. Las posibilidades de que siga subiendo, al menos de momento, tienen diversos defensores. El primer ministro de Japón, Yasuhiro Nakasone, declaró ayer que la reciente reunión de los siete países más industrializados, celebrada en Venecia, explica bastante la nueva fortaleza del dólar y la caída del yen y del marco alemán.Para el político japonés, que no quiso precisar hasta dónde considera que puede caer el yen, está claro que para la economía nipona no es bueno una divisa débil, en especial en un momento de elevación de la tasa de desempleo. El superávit de la balanza exterior japonesa sufrió, por cuarto mes consecutivo, una reducción de casi 900 millones de dólares. La balanza comercial, que en el mes de abril registró un superávit de 8.790 millones de dólares, lo redujo hasta 8.050 millones de dólares un mes después. Las exportaciones mantuvieron un ligero incremento mientras que las compras exteriores aumentaron en un 10%.

Mientras tanto en la RFA no se cumplieron los pronósticos que estimaban una notable mejoría en la tasa de desempleo de la economía en el mes de junio. La reducción del paro fue testimonial durante este mes, y el desempleo sigue afectando a algo más de dos millones de personas. El dólar cambió frente al marco a 1,8390 y los operadores consideran que esta cifra puede llegar hasta 1,85 marcos. El dólar se mantuvo firme ayer en todos los mercados mientras los operadores se preparan para una masiva transmisión de fondos fuera de los mercados financieros japoneses. "El mercado está siguiendo con mucha atención hasta dónde puede llegar el dólar a partir de ahora", señaló ayer un intermediario japonés. Según ello, las instituciones financieras fueron ayer los grandes compradores de dólares. En la Bolsa de Tokio el índice Nikkei cedió casi 171 puntos para cerrar a 24.860 mientras el precio de los bonos se derrumbó. La mayor parte de las bolsas europeas registraron aumentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de julio de 1987