Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA MUERTE DE UN DIRECTIVO HISTÓRICO

El decano

Vicente Calderón, el decano de los presidentes del fútbol español, falleció ayer en Madrid tras permanecer dos días en coma a consecuencia de un derrame cerebral. Miles de personas pasaron por la capilla ardiente, instalada en la sala de trofeos del campo que lleva su nombre, construido por iniciativa suya en 1966, a los dos años de su llegada al cargo. Calderón dirigió en dos etapas al Atlético de Madrid, de 1964 a 1980 y desde 1982 hasta ahora. El partido de Liga Real Madrid-Atlético, que debía jugarse hoy, se disputará añana, a las nueve de la noche, en el estadio Bernabéu. Vicente Calderón será enterrado esta mañana, a las doce, en Gandía (Valencia), en el panteón familiar.

Vicente Calderón Pérez-Cavada nació el 27 de mayo de 1913 en Santander. Hasta su fallecimiento era el presidente decano del fútbol español.Su vida estuvo ligada al Atlético desde su juventud, cuando, a los 19 años, se trasladó a vivir a Madrid. En 1964, al cumplir sus bodas de plata como socio del club -tenía el número 2.596-, se hizo cargo de la presidencia, a la que llegó tras enviudar. Calderon tenla cuatro hijos. Era también socio del Real Madrid, con el número 7.901.

Confesó repetidas veces que abandonó la práctica del fútbol a una edad muy temprana y por una causa bien simple, tras recibir, de niño, una fuerte patada.

Desde muy joven manifestó su deseo de estudiar medicina, pero las dificultades económicas que atravesó su familia se lo impidieron. Calderón comenzó a trabajar como representante de zapatos y más tarde como empleado en una droguería. Pero pronto decidió convertirse en hombre de negocios, actividad en la que alcanzó rápidamente el éxito, por la vía del comercio exterior y a la industria. En 1964, cuando llegó al club, era presidente de 37 sociedades anónimas, y llegó a serlo del Banco de Valladolid a principios de 1978.

A los dos años de su llegada a la presidencia del club, en 1966, tomó la decisión de acometer las obras de un nuevo campo. Durante su primer mandato, que se prolongó desde 1964 hasta 1980, el Atlético de Madrid conquistó tres ligas, una copa intercontinental y un subcampeonato de Europa. Tras las temporadas 1978-1979 y 1979-1980, en las que el club obtuvo malos resultados, dejó la presidencia, que pasó a ser ocupada por el doctor Alfonso Cabeza.

En 1982, Calderón volvió a situarse al frente del Atlético, que presentaba 1.000 millones de pesetas de deudas. Calderón, para sanear en parte los números rojos del club, procedió al lanzamiento de una emisión de pagarés por valor de 250 millones. Dicha emisión tuvo que ser retirada por no ajustarse a los estatutos del club, por lo que aceptó el traspaso de Hugo Sánchez.

Un año más tarde, en 1983, fue elegido presidente del Comité de Fútbol Profesional. A finales de ese año dimitió por los problemas planteados en las retransmisiones de partidos por TVE.

En 1985, Calderón llegó a un acuerdo con la Comunidad de Madrid por el que el Gobierno autonómico concedió 75 millones al Atlético a cambio de una serie de contraprestaciones durante cuatro años. Este dinero sirvió para abonar los atrasos en las nóminas, fichas y primas del equipo. En su intención de mejorar las instalaciones del club, aceptó la permuta de unos terrenos con el Ayuntamiento de Madrid para la construcción de una ciudad deportiva.

Durante 1986, Calderón sufrió una serie de intervenciones quirúrgicas que le apartaron de la actividad durante algunos periodos intermitentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de marzo de 1987