Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hugo Sánchez quiere abandonar el Real Madrid

Hugo Sánchez ha iniciado los trámites para marcharse del Real Madrid. Para ello ha utilizado la vía Llorente, es decir, el decreto 1.006 sobre Relaciones Laborales de los Deportistas Profesionales, por el que puede rescindir su contrato a cambio de una indemnización pactada -como Llorente en el Atlético- o la que en su caso fijase el juez. Hugo desmintió, al mediodía que hubiese pedido la rescisión, y, sobre una posible revisión del contrato, afirmó: "Si hay fundamentos para ello y las circunstancias son favorables, podría ser". Por la noche afirmó con rotundidad: "Me quiero ir".

MÁS INFORMACIÓN

La agencia Efe informó ayer que Hugo Sánchez había solicitado, a través de un documento notarial, la rescisión del contrato que le liga al club madridista, por lo que resta de temporada y tres más, al tener una importante oferta de un club italiano, que le garantizaría 576 millones de pesetas libres de impuestos por cuatro temporadas. Hugo desmintió a mediodía este extremo: "El dinero no lo es todo. Hay aspectos tan importantes como ése".Ramón Mendoza, presidente del club, ofreció una conferencia informativa al término del partido de Copa que el Madrid disputó ante Osasuna. Mendoza confirmó el requerimiento notarial: "Lo hemos recibido con sorpresa y de un abogado que ha dicho venir en nombre de don Hugo Sánchez Márquez, aunque manifiesta que no tiene un poder de Hugo. En el requerimiento se indica la intención del jugador de rescindir su contrato y negociar su carta de libertad con nuestro club. Consultado Hugo, manifiesta que no ha autorizado a nadie el envío de este requerimiento". Ante las caras de sorpresa, Mendoza prosiguió: "Lo siento, pero sólo puedo indicar que en las próximas horas mantendremos otra reunión con Hugo para aclarar esta situación y que el Madrid defenderá con uñas y dientes y hasta el límite de sus posibilidades sus derechos".

Desilusionado

Hugo y Mendoza han mantenido contactos en las últimas fechas desde que el mexicano advirtió que se sentía "desilusionado" porque no se valoraba lo que hacía en el equipo (véase EL PAÍS del pasado 28 de febrero). Hugo decía entonces: "Estoy algo disgustado, pero nada más. Soy feliz aquí porque es el equipo al que quise ir, incluso despreciando ofertas muy superiores económicamente. Yo le doy mucho valor deportivo a jugar en este equipo, aunque nunca se sabe qué puede pasar mañana. Mis actuaciones no se valoran en comparación con el volumen que se da a otros futbolistas y a veces sólo se destacan en la Prensa aspectos negativos. No, no, no, por favor, nada de celos con Butragueño. Yo sólo hablo de lo mío".Hugo, que es consciente de la importancia real que tiene en el Madrid actual -ha marcado 25 de los 53 goles del equipo en la Liga-, volvió a negar ayer que sintiese celos de El Buitre: "Soy el primero en alabar la calidad de Emilio y soy amigo suyo". El mexicano negó siempre ante cualquier pregunta sobre su rescisión del contrato y su posible marcha.

Efe aseguraba ayer: "Hugo Sánchez está decidido a pactar con el Madrid una indemnización de 120 millones de pesetas y así se lo ha hecho saber a Ramón Mendoza. Un directivo del Real Madrid consultado al respecto dijo que lendría cojones que esto se lo hicieran al Madrid'. El mismo directivo aseguró que el mexicano está muy celoso de Butragueño".

Hugo vivió su curiosa jornada de manera personal: engañó a la Prensa por la mañana, no convenció a nadie del Madrid por la tarde, marcó otro de sus espléndidos goles en el Bernabéu, pidió un sorprendente cambio en el minuto 66 de partido, se marchó entre la ovación del público -había una pancarta de la peña Mi Buitre, de Pozuelo, con el texto siguiente: "Hugo, no te vayas"-, se duchó antes de tiempo y esquivó a los periodistas porque tenía prisa para acudir a la emisora Antena 3. Hugo reconoció en ella que Ramón Entrena era uno de sus abogados. Entrena es directivo del Atlético de Madrid, club que le ha pagado por ahí al Madrid, en el momento más inoportuno para el equipo en este tramo de la temporada, con la moneda Llorente.

El mexicano cuenta con la baza de la reglamentación laboral vigente. Todos los futbolistas profesionales pueden rescindir unilateralmente su contrato al amparo del decreto 1.006 sobre Relaciones Laborales de los Deportistas Profesionales, cuyo artículo 16 indica que dicha rescisión, sin causa imputable al club, dará a éste derecho, en su caso, a una indemnización que, en ausencia de pacto, fijará la jurisdicción laboral en función de las circunstancias de orden deportivo, perjuicio deportivo que se haya causado a la entidad y motivos de ruptura.

Esta vía ha sido la utilizada por Llorente para rescindir su contrato con el Atlético, aunque en su momento ambas partes pactaron expresamente una indemnización de 50 millones de pesetas si el jugador hacía uso de este derecho. Llorente lo ha hecho tras haber firmado, en plena competición, un precontrato con el Real Madrid, club que le pagará 50 millones al año por cada una de las cinco próximas temporadas.

Llorente sería el cuarto jugador mejor pagado de la plantilla del Madrid. Butragueño gana unos 100 millones anuales -tiene firmadas cuatro temporadas más-, Hugo cobra 70 y Valdano supera los 60.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1987

Más información

  • El mexicano está dispuesto a utilizar la 'vía Llorente'