Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE-1 programa la serie 'Régimen abierto', de Pedro Gil Paradela

La primera cadena de Televisión Española (TVE-1) tiene prevista la emisión de 11 producciones propias en lo que queda de año. La primera de ellas que se programa es Régimen abierto, una serie de cinco episodios de una hora de duración. El primero se emitirá el próximo lunes, a las 22.15 horas. Escrita y dirigida por Pedro Gil Paradela, e interpretada por Álvaro de Luna, cuenta en clave de melodrama las tribulaciones de un preso por delitos fiscales que sale de la cárcel y asiste al derrumbamiento del mundo público y personal que dejó al ser detenido.

Entre esas series de producción propia que TVE-1 tiene previsto emitir durante el último trimestre destaca un programa humorístico de Ignacio Salas y Guillermo Summers, y la vuelta del programa de la actriz Rosa María Sardá Ahí te quiero ver. Entre las series, se emitirá La camorra, interpretada por Ana García Obregón, y otra sobre la guerra civil española. La emisión de Régimen abierto, que sustituye a Corrupción en Miami -considerada como una serie posmoderna-, se ha adelantado.Pedro Gil Paradela lleva años escribiendo guiones y realizando programas para TVE. Fue el autor de unos telefilmes de éxito, Los camioneros, y trabajó con Fernando G. Tola en los textos que Carmen Maura memorizaba para presentar el programa Esta noche. Gil Paradela ha escrito ahora Régimen abierto con la intención de plantear "temas actuales" en forma de "melodrama sin lágrimas".

El protagonista, Álvaro de Luna, es, según el realizador, "un hombre de negocios de la época de la dictadura, cuya sociedad crece a base de concesiones y de las pocas exigencias de Hacienda. Durante la transición todo se va viniendo abajo, hasta que lo detienen por fraude y estafa".

El protagonista pasa dos años en la cárcel y, cuando logra salir, se enfrenta a sus antiguos socios, que también estabian implicados en las manipulaciones empresariales. Uno de ellos, interpretado por Ramiro Oliveros, es ahora el amante de su mujer, personaje que encama Pilar Velázquez.

Un perdedor

Gil Paradela define la serie como "la historia de un perdedor", y destaca la interpretación que realiza Álvaro de Luna. "Hace un papel muy distinto a los que le han encasillado, por ejemplo, el de El Algarrobo", dice. "Creo que este actor, en la vida normal, está más cerca de esta especie de ejecutivo que de los personajes con rasgos rurales".El actor se encuentra estos días rodando una película en los montes de León. Su mujer en Régimen abierto la interpreta Pilar Velázquez. La serie supone la vuelta a los medios audiovisuales de esta actriz, alejada desde hace siete años para dedicarse a su vida familiar. Según dice, durante estos años se ha casado y ha tenido un hijo. Ahora le apetecía volver a trabajar y eligió esta serie "porque el personaje tiene muchos matices que pueden satisfacer a una actriz".

Los matices de los que habla son los de una mujer ambiciosa. La esposa del preso, mientras éste se las arregla para soportar la frialdad de la cárcel, lleva una vida bastante divertida. "Su meta es conseguir todo como sea", dice Pilar Velázquez. "Y con el dinero se consigue lo que busca, vestir bien, llevar una vida de fatuidad, drogarse, alcoholizarse. Mientras su marido estaba preso se ha convertido en la amante de uno de los socios de la empresa arruinada. A los dos los engaña. Tiene un comportamiento amoral".

El socio lo interpreta Ramiro Oliveros. "Hago el típico papel de guapo que anda enamorándolas y que en el fondo es engañado", dice. La serie también supone la vuelta a la televisión del actor, tras meses de alejamiento. "Ando loco por trabajar", señala, "y esta era una oportunidad que además me apetecía aprovechar". La abogada que investiga las conexiones del caso está interpretada por Silvia Tortosa.

La serie no ha tenido un alto coste. Pedro Gil Paradela lo cifra en unos 50 millones de pesetas. Durante un mes, el pasado febrero, la grabación se realizó en la cárcel de Logroño. Posteriormente el equipo se trasladó a Madrid, donde se grabaron los exteriores. Los interiores se realizaron en estudio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de septiembre de 1986