Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

El duelo Hinault-Fignon acapara la atención del Tour

ENVIADO ESPECIAL, Hinault-Fignon, Fignon-Hinault. No hay más quiniela que ésta en la 73ª edición del Tour, que hoy comienza en los alrededores de París. En los medios ciclistas es como si los demás corredores no contaran ni siquiera de salida. Y hay 208 más inscritos. Entre los afortunados que aparecen en muy segundo plano, y siempre en caso de que los favoritos sufrieran algún percance, sólo hay un español, Pedro Delgado, junto al estadounidense Greg Lemond y los colombianos Lucho Herrera, Pacho Rodríguez y Fabio Parra. Y es que ganar el Tour, la prueba más importante del mundo, no está al alcance de cualquiera.

Este año el reto de los 4.037,6 kilómetros del recorrido comprende los 180,1 que hay contra reloj y los 945 de alta montaña. Cuatro etapas tendrán su meta en puertos de categoría especial.El francés Bernard Hinault se encuentra ya camino de su despedida como uno de los más; grandes ciclistas de todos los tiempos. El que comienza hoy será su último Tour. Su compatriota Laurent Fignon todavía tiene mucho por decir y puede presumir de que está invicto en el Tour, ya que desde que es figura lo ganó en 1983 y 1984 y el año pasado no participó por lesión. Entre los des suman siete victorias, pero será la primera vez que ambos la pretendan por separado. Cuando coincidieron en el Tour, los dos en plena forma, hicieron labor de equipo. Ahora eso ya no será posible porque tienen intereses distintos.

La calidad y la ambición de los dos grandes corredores franceses han cerrado, de entrada, las posibilidades ole triunfo al resto de los corredores. Sólo Hinault, porque reconoce que sus fuerzas le pueden fallar, tiene el relevo preparado: Lemond, su lugarteniente de equipo, al que ayudaría de forma incondicional si se ve sin opción al triunfo, al igual que hiciera en 1983 con Fignon cuando eran compañeros.

Comparsas

Así, pues, los demás corredores quedan de momento como comparsas a la espera de que los dos fenómenos les permitan compartir con ellos los puestos de honor. Lo probable es que no sea por mucho tiempo porque el trazado del Tour les es favorable, pese a su dureza. Se sale con dos recorridos contra reloj para que puedan cobrar tiempo de ventaja y antes de llegar a la alta montaña habrá otra más. Podrán afrontar así los Pirineos y los Alpes en posiciones ole privilegio, que les permitirán permanecer a la defensiva. La responsabilidad del ataque, cada vez menos aceptada por los corredores, quedará a cargo de quienes osen intentar desbancarles. Y éstos no sólo tendrán que tener ánimo y ganas para la ascensión en solitario, sino también fuerzas para el desgaste de una escalada ofensiva en general.

En el prólogo de hoy, que abre el Tour en Boulogne-Billancourt, con 4,6 kilómetros contra reloj individual, las diferencias no podrán ser grandes. Pero, mañana, un segundo sector contra reloj individual, de 56 kilómetros, servirá ya para eliminar gente que después podría incordiar a los dos grandes favoritos, caso de los colombianos, que, al revés que Hinault y Fignon, no disponen de equipos que puedan rodar en llano a alta velocidad. En una contra reloj por conjuntos se esfumaron el año pasado las posibilidades de que Delgado pudiera ganar el Tour y ahora sus ex compañeros Marino Lejarreta y Pello Ruiz Cabestany vuelven a correr el mismo riesgo. Delgado, en cambio, ya no, al disponer de corredores holandeses en su nuevo cuadro, maestros en el rodar.

El Tour entrará a continuación en etapas de escaso interés para en la novena, el 12 de julio, volver a asestar un nuevo golpe con una contra reloj individual, de 61,5 kilómetros. Hinault y Fignon podrían entrar así con una cómoda ventaja en los Pirineos -etapas 12ª y 13ª, los días 15 y 16, respectivamente-; en la primera de ellas (Bayona-Pau) habrá dos puertos de primera categoría y en la segunda (Pau-Superbagneres), dos es peciales, uno de ellos con la cima en la misma meta.

Los Alpes constituirán seguidamente una nueva oportunidad. para los osados que quieran destrozar los pronósticos. Las etapas; 17ª (día 20, Gap-Sierre Chevalier) y 18ª (día 21, Briançon-L'Alpe d'Huez) tendrán otros dos puertos; faera de categoría con llegadas en cimas. Al día siguiente será jornada de descanso.

Y, para acabar, dos etapas decisivas y con reparto de oportunida.des: la 20ª (día 24, en Saint Etiénne), contra reloj individual, de 58 kilómetros; y la 21ª (día 25, Saint Etiènne-Puy de Dome), con llegada en la cumbre del séptimo y últirno puerto de categoría especial. De ahí saldrá ya el ganador, a la espera de su proclamación oficial en París dos días después.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 1986