La Cámara de Comercio Internacional anuncia presiones a los Gobiernos para que erradiquen el proteccionismo

La Cámara de Comercio Internacional (CCI) utilizará "todos sus medios" de presión e influencia sobre los Gobiernos para que se alcance un acuerdo antiproteccionista en la reunión del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio) que se celebrará el próximo mes de septiembre en Uruguay, según afirmó el presidente de la CCI, Frans van den Hoven, en la clausura de la séptima conferencia de dicho organismo, celebrada en Barcelona. Van den Hoven señaló que, un fracaso en la reunión ministerial del GATT pondría en serio peligro, la recuperación económica mundial.

Las conclusiones de la conferencia de la CCI se basaron especialmente en dos puntos: la urgencia en acabar con el proteccionismo comercial y la necesidad de que todos los países se tengan a la disciplina del GATT, "como único medio para organizar de forma positiva el comercio mundial". Antes de la lectura de los 12 puntos que componen las conclusiones de la conferencia, que ha reunido a delegaciones de 48 países, Van den Hoven opinó que "hay motivos suficientes para estimular el optimismo de las empresas, por las previsiones de un crecimiento, económico sostenido".El primer punto de las conclusiones expresa que "el mundo en su totalidad está convirtiéndose en una. gola economía cada vez más unificada e interdependiente, pero los Estados nacionales siguen con sus políticas separadlas. Deben existir nuevos métodos de cooperación en las políticas económicas". En este sentido, durante los tres días de conferencia se hizo hincapié en la necesidad de potenciar el papel del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

En el segundo punto se afirma que "resulta particularmente urgente en estos momentos lograr una más estrecha cooperación internacional para detener el proteccionismo y reavivar el sistema comercial basado en el GAM. "Ello significa", dice el tercer punto, "que la reunión especial a nivel ministerial del GATT, a celebrar en septiembre, debe alcanzar un acuerdo para comenzar inmediatamente una nueva ronda de negociaciones comerciales".

La disciplina del GATT

Los objetivos de la ronda de negociaciones del GATT deberían ser según la CCI, "conseguir la superación duradera de las medidas proteccionistas, poner fin a los conflictos en el comercio de los productos agrícolas, restaurar la disciplina del GATT en otros sectores en los que ha resultado erosionada y ayudar a reducir las barreras en áreas comerciales recientes que no están sujetas actualmente a reglas internacionales".En los puntos siguientes se afirma la necesidad de que los tipos de cambio y el ritmo de inversión se mantengan estables, y la urgencia de que los países en desarrollo reciban inversión directa del extranjero, "ante el hecho de su problema de deuda" y por su gran dependencia respecto a la financiación bancaria. "En este contexto", señala el séptimo punto, "la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones realizará una importante contribución a la promoción de la inversión extranjera". Dicha agencia cubre parte de los riesgos de los inversores ante posibles expropiaciones, conflictos bélicos y otras contingencias. Pero se insistió repetidamente en que la única vía para garantizar unas ciertas reglas de juego en el terreno de la inversión internacional sería la aprobación por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de un reglamento al que se atuvieran las empresas multinacionales y los países receptores de inversiones. Este reglamento tiene ya un borrador, pero se encuentra bloqueado.

"El plan Baker para incrementar los flujos de financiación hacia los países en vías de desarrollo endeudados que sigan programas de ajuste previamente acordados es una iniciativa creativa y oportuna, pero debería registrarse un ritmo más rápido en su ejecución", dice el octavo punto.

Como vía de solución al problema de la deuda la Cámara Internacional de Comercio propone "mejorar el acceso al mercado de las exportaciones de los países deudores", para lo que sería nuevamente, de vital importancia "la superación del proteccionismo".

En el décimo punto se reclama el aumento del capital del Banco Mundial mediante aportaciones de las naciones desarrolladas y se insta a los países en desarrollo a que, "con la ayuda y supervisión del FMI y del Banco Mundial" efectúen reformas internas basadas en "la liberalización, la privatización, la eliminación de las regulaciones de precios, la reforma fiscal, la reducción de burocracia, la potenciación del ahorro interno, el establecimiento de un verdadero mercado de capitales y de un mercado de trabajo más flexible".

El ministro de Industria y Energía, Joan Majó, afirmó al concluir la conferencia que "el Gobierno español procura eliminar el proteccionismo desde hace tiempo, y no hay más que repasar el Boletín Oficial del Estado para apreciar la enorme tarea liberalizadora, en todos los sentidos, que hemos realizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de mayo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50