Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hércules basa sus últimas esperanzas en el yugoslayo Janjos

Melimed Janjos, un yugoslavo de 28 años, debutó el pasado domingo con el Hércules, ante el Spórting de Gijón, sustituyendo a Mestre tras el primer período. Su fichaje se concretó apenas 48 horas antes de su debú. El Hércules precisaba con urgencia un reactivo para cambiar de rumbo y no dirigirse aceleradamente hacia de la Segunda División. El Hércules tiene nueve negativos, como el Valencia y Osasuna.Se necesitaba alguien que ofreciera seriedad y orden al deslavazado juego del equipo. Tras la marcha de Mario Kempes a Austria, en enero, el Hércules ha navegado a la deriva pese a los intentos de técnico y jugadores. Por ello, se buscó rápidamente cómo cubrir este hueco. Tres nórdicos y un uruguayo no pasaron la prueba de Manuel Villanova para cubrir la segunda plaza de extranjero.

Cuando la directiva estaba a punto de abandonar la idea de seguir- buscando el refuerzo, surgió el intermediario Roberto Dale que recomendó a Mehmed Janjos, un interior creativo con dotes de líder; parecido a Kempes, pero salvando las distancias, y con potente y colocado disparo a balón parado, además de perseguirlo por todo el campo. Una mezcla entre contructor y obrero con el carisma que le hace falta al Hércules.

Janjos procede del Sarájevo, de la Primera División yugoslava, en eI que era el capitán tras nueve temporadas. Llegó el martes y el miércoles, tras el entrenamiento, obtuvo el visto bueno de Villanova. Firmó al día siguiente e inmediatamente debutó, cuando se cernía sobre su nuevo conjunto el desastre frente al Spórting. No pudo, a pesar de su clase y su sentido de la profundidad, evitar la derrota.

Su contrato es por el resto de esta temporada y la siguiente. Obtuvo la libertad,para salir al exterior al cumplir los 28 años, edad hasta la que no se permite la marcha de deportistas de Yugoslavia. En él se tienen fundadas esperanzas de encontrar la continuidad salvadora que un día aportó Kernpes. Su rendimiento en su debú fue prometedor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 1986