Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kempes se desplaza a Zúrich para negociar su ficha

El jugador argentino del Hércules, Mario Alberto Kempes, viajó ayer a Zúrich, con permiso del club, para resolver su fichaje por el Wienner Sport Club, equipo de la Segunda División austriaca que le ofrece 40 millones de pesetas. La directiva alicantina ha pedido a Kempes 12 millones por su carta de libertad. La oferta aún no ha sido contestada por el jugador, pero su marcha parece inminente. El Wienner pretende fichar también a Hansi Krankl.

Kempes obtuvo del entrenador y del presidente del Hércules, Manolo Villanova y José Torregrosa, respectivamente, permiso para viajar a Zúrich, donde debía encontrarse con los directivos del Wienner para ultimar el precontrato que firmó al inicio de las conversaciones. Es con este club, y no por el Austria de Viena, con el que está a punto de llegar a un acuerdo. Las negociaciones se han desarrollado a través de un intermediario, y durante algún tiempo se ha dado por hecho que el club al que iría sería el Austria. El jugador, de confirmarse su marcha, deberá incorporarse al Wienner antes del 1 de febrero, fecha límite para la contratación de extranjeros en el fútbol austriaco.

La semana pasada se celebraron dos reuniones entre el jugador y el Hércules. El Jueves se llegó al acuerdo, por parte del presidente, de conceder la libertad al delantero a cambio de 12 millones de pesetas, que corresponden a la parte proporcional de la ficha que tiene en el Hércules de acuerdo con el tiempo de contrato que dejará de cumplir, más una compensación. Hasta el momento Kempes no había contestado a esta posibilidad. De otra manera no sería posible la concesión de la baja por tener contrato en vigor con el Hércules hasta final de temporada.

Contrato con Krankl

El Wienner contratará además los servicios de Hansi Krankl, delantero del Rapid, que se incorporará en febrero. El club está en Segunda División, pero con grandes posibilidades de retornar a Primera a final de temporada. Kempes jugará con el Hércules contra el Athlétic en Bilbao y el Sevilla antes de su marcha, en caso de confirmarse ésta, como parece.El contrato con el Wienner sería para esta temporada y las dos siguientes.

La postura del aficionado alicantino, que no desea la marcha del jugador, es el problema con el que puede encontrarse la directiva. La posibilidad de prescindir del delantero, con nueve goles marcados esta temporada, puede resultar decisiva para que un gran sector vuelva la espalda y deje de acudir al estadio, así como provocar algunas bajas de socios y abonados.

Kempes es considerado vital para el equipo, y debido a ello no se comprende ni la compensación económica.

Ante esta situación, en algunos círculos del club se teme que la pérdida económica por la marcha de Kempes sea superior a los 12 millones que se han fijado como precio de su marcha. E igualmente peligrosa es ésta ante la marcha deportiva del equipo, que se encuentra cercano a la zona de descenso. Pero frente a los inconvenientes está el hecho de que el jugador desea irse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 1986