Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BRICOLAJE

Cómo hacer cajones

Cuatro tablas verticales y una horizontal, unidas por cola de milano

Cajas y cajones son elementos especialmente útiles para un vicioso del bricolaje: en ellos puede guardar sus mil chismes, y con los cajones se pueden modificar muebles o hacerlos más aprovechables. El sistema es el mismo para ambos.El modo fetén de hacer cajones es el empleado tradicionalmente por los ebanistas: a base de ensambles en cola de milano, una técnica tan eficaz y fuerte como difícil de dominar. Por ello proponemos este sistema bricolajero casi tan eficaz y muchísimo más sencillo.

Empiece midiendo el hueco donde va a encajar el cajón. Tenga en cuenta que éste ha de ser un poco más estrecho y un poco más corto que el hueco, para que el cajón corra con facilidad y no tropiece en el fondo del mueble. Deje cinco centímetros por detrás y dos o tres milímetros de juego alrededor del cajón. Corte el frente del cajón de la misma madera que el resto del mueble. Esta pieza ha de tener como mínimo 16 milímetros de grueso. Los laterales y la trasera recórtelos de contrachapado (mínimo grosor siete milímetros), que le ofrecerá resistencia y ligereza. El fondo puede ser de contrachapado o táblex, de cuatro milímetros de grosor para la mayoría de los casos, aunque conviene aumentarlo para cajones que vayan a soportar mucho peso.

Las cuatro tablas verticales del cajón pueden tener la misma altura si no hay que poner otro cajón encima, pero si es éste el caso hay que rebajar los lados y la trasera dos centímetros de altura para dejar espacio para las guías que sujeten el cajón de encima.

Para conseguir un buen rematado el fondo del cajón ha de ir encajado en ranuras. Hágalas a un centímetro del borde inferior de todas las tablas verticales y del mismo grueso que el contrachapado del fondo. La herramienta adecuada para hacerlas es la sierra circular. También puede convencer al empleado que le corte la madera en la tienda de bricolaje de que se las haga.

Si encuentra problemas para hacer las ranuras puede clavar el fondo por debajo del cajón, pero de esta manera tendrá que tapar el borde del fondo que asomará por delante (con una moldura o con cinta de cantear, por ejemplo).

En el frente del cajón hay que hacer dos rebajes, uno en cada lado, donde se encajarán los laterales. Con la sierra circular resulta fácil; si no tiene, use el serrucho de costilla para hacer dos cortes convergentes. El rebaje debe llevarse dos tercios del grueso de la madera, dejando un tercio intacto. Así no se verá por el frente el canto de las tablas laterales.

Los laterales se unen al frente poniéndolos en los rebajes (con cuidado de que las ranuras para el fondo queden al mismo nivel), encolándolas y clavándolas por los lados; entonces se encaja el fondo en las ranuras (poner cola) y por último se encola y clava la trasera, cerrando el cajón por detrás.

Para mover el cajón se pueden usar tiradores (atornillados), pomos (metidos en taladros, que se hacen al principio en el frente) o se pueden recortar una o dos asas con una sierra de calar. El sistema más sencillo para poner los cajones en un mueble es encolar y clavar al mueble un par de listones sobre los cuales se deslice. Si se emplea este método, cuando vaya a poner varios cajones tendrá que rebajar los laterales y la trasera para dejar espacio para las guías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de mayo de 1985