La derecha obtiene la mayoría absoluta en las cantonales francesas

La derecha obtuvo ayer más del 50% de los votos en la primera ronda de las elecciones cantonales francesas. El Partido Socialista y el Movimiento de Radicales de Izquierda (que forman la mayoría gubernamental) no lograron más que el 26,6% (resultado provisional), que supone, sin embargo, una mejoría con respecto a los resultados obtenidos en las elecciones para el Parlamento Europeo. Los comunistas, que han vuelto a una línea dura de oposición a François Mitterrand, mejoraron también aquellos resultados con un 12,3%, es decir, un punto más. El 8,3% obtenido por la extrema derecha demuestra que no es un fenómeno transitorio.

Las primeras reacciones de los portavoces de los partidos en liza fueron de satisfacción generalizada. La Asamblea para la República, que encabeza Jacques Chirac, y la Unión para la Democracia Francesa, presidida por Valéry Giscard d'Estaing, consideran que la mayoría se encuentra a las puertas de una derrota decisiva, mientras que los interesados mantienen que la pequeña mejora obtenida, prueba su capacidad de resistencia. El PCF cree que ha logrado parar su caída en picado, y el Frente Nacional, que la derecha clásica tendrá que contar con él en próximas elecciones.La implantación de la extrema derecha es uno de los principales motivos de polémica en el escenario político francés. El consejo permanente del Episcopado se reúne hoy en París para analizar el fenómeno Le Pen, aunque sus conclusiones no serán hechas públicas, probablemente, hasta después de la segunda ronda electoral, prevista para el próximo domingo, día 17. El líder de la extrema derecha tiene que decidir si mantiene sus candidatos o si los retira en aquellos cantones en los que la derecha clásica tiene posibilidad de batir a los socialistas.

El Partido Comunista, por el contario, ya ha decidido su apoyo a los candidatos socialistas.

En este domingo electoral también hubo comicios en la RFA, donde los socialdemócratas, de la mano de Oskar Lafontaine, consiguieron una importante victoria en el Sarre, Estado que gobernarán ahora por primera vez. En Berlín Oeste, por el contrario, la victoria fue para los democristianos de la CDU.

Páginas 2 y 3

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS