Estrecha victoria de Joshua Hassan en las elecciones en Gibraltar, donde la izquierda subió de uno a siete escaños

Las elecciones celebradas el jueves para que los ceca de 5.000 electores de Gibraltar designaran a sus 15 representantes en la Asamblea parlamentaria de la Roca han arrojado como datos más relevantes el avance considerable de la izquierda, que ha pasado de uno a siete escaños, y la reelección, por un escaño de diferencia, de sir Joshua Hassan como primer ministro para el que será, por voluntad propia, su último período de vida política activa.

Más información
Joe Bossano, la alternativa independentista

Hassan considera que el proceso de descolonización de Hong Kong no es aplicable a Gibraltar. Aunque los sondeos y el ambiente preelectoral hacían prever una subida de votos y escaños para el Partido Socialista Laborista de Gibraltar, que dirige Joe Bossano, ni sus más decididos partidarios esperaban que los socialistas pasaran de tener un escaño en la Asamblea legislativa a contar con siete, a muy poca distancia del incombustible Joshua Hassan, que lleva más de 30 años en el poder.Los astilleros

En esta espectacular subida de la izquierda ha jugado un papel fundamental la postura de Bossano y su grupo en el problema de los astilleros, sobre el que ha girado toda la campaña electoral. La concesión de 28 millones de libras por parte del Reino Unido a la empresa Appledore para poner en marcha la necesaria reconversión del arsenal en astilleros comerciales, defendida por Hassan a capa y espada, ha encontrado la oposición de los sindicatos, ya que el acuerdo supone el despido de casi 800 trabajadores y la pérdida de la paridad salarial con los obreros británicos del sector, tan duramente conseguida en los tiempos del cierre de la verja. En opinión de Hassan, los despidos y la desigualdad de sueldos sólo debían ser reconsiderados en función de que a lo largo de varios años los llanitos del astillero se apretasen el cinturón, trabajasen más y mejor y convirtiesen en competitivo el sector.

La preocupación de los gibraltareños por su incierto futuro económico ha provocado también un aumento notorio de la participación electoral, que llegó a ser del 74,5%, frente al 65% de la última votación, en 1980.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De todas formas, sir Joshua Hassan ha vuelto a triunfar en su último enfrentamiento político, ya que previamente había anunciado que en 1988 estará retirado de la vida pública. Su partido, que agrupa al inicial Partido Laborista y a la llamada Asociación para el Avance de los Derechos Civiles, ha logrado ocho escaños, lo que le permitirá gobernar con comodidad, puesto que de los 17 puestos del Parlamento gibraltareño dos son de libre designación de la Corona británica y no pueden intervenir en cuestiones decisivas, como la moción de censura, ni sería políticamente presentable que ningún partido gobernase con su apoyo.

Otro dato importante ha sido la desaparición virtual del Partido Democrático pro Gibraltar Británico, dirigido por Peter Isola, que se ha quedado sin un solo escaño. Isola es contestado en amplios sectores de la Roca, que no acaban de ver claridad en sus negocios particulares ni en sus posiciones políticas, fanáticamente probritánicas.

En lo que respecta a las relaciones con España, pocos cambios cabe esperar. Sir Joshua Hassan ha declarado que la descolonización prevista en Hong Kong no es aplicable a Gibraltar, donde la soberanía británica es perpeta y donde existe un Gobierno representativo "con más poder que muchas comunidades autónomas españolas".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS