Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Hora del desayuno' informativo matinal presentado por la televisión británica

Por primera vez en la historia, la televisión británica inició el pasado lunes, día 17, sus programas a las 6.30 de la mañana. El canal 1 de la BBC adopta así una fórmula que ya existe en otros países, como Estados Unidos y Japón, pero que constituye una novedad en las televisiones europeas. El programa se titula Breakfast time (hora del desayuno), que es el nombre genérico por el que se conocen estas emisiones tempranas, y dura hasta las nueve de la mañana, en que empalma con las emisiones escolares. Durante dos horas y media, los presentadores, Frank Bough y Selina Scott -que se incorporan a su trabajo a las cuatro de la madrugada- dieron paso a bloques informativos (cada treinta minutos), información sobre el tiempo y el estado de las carreteras, un programa de gimnasia, el horóscopo de la jornada y una serie de rápidas entrevistas.Entre los entrevistados en esta primera emisión figáró el líder de la oposición laborista, Michael Foot. También fueron entrevistados el cómico sir Harry Secombe y la presentadora del más importante Breakfast time de Estados Unidos, Jane Pauley. Los presentadores recibieron la felicitación de sus colegas en Japón y en Holanda.

Los responsables del programa, que costará a la televisión este año 600 millones de pesetas, además de lo que ingrese por los anuncios, esperan una audiencia de dos millones de personas. El director general de la BBC, Alasdair Milne, que acudió a felicitar a los directores del programa, se declaró muy satisfecho: "Ha sido magnífico. Creo que será un éxito". Si se hace caso a las 1.500 llamadas que se recibieron en los estudios nada más iniciarse la emisión, los británicos, además de madrugar, se levantan con suficiente tiempo como para dedicar un rato a ver la televisión.

Público especial

Las críticas de los televidentes, en las rápidas encuestas efectuadas por la Prensa británica, no son unánimes. Los estudios de audiencia, realizados previamente por la televisión, indican, sin embargo, que el Breakfast time puede tener un público fiel, entre las amas de casa, las personas ancianas y, ¡oh sorpresa!, entre los parados.En cualquier caso, los dos millones de televidentes parecen asegurados, porque si no la BBC habría iniciado la aventura: en unos momentos en los que su audiencia declina. Según los últimos sondeos, la televisión no sólo la BBC, sino también los otros canales -perdieron en 1982 un 6% de sus espectadores, el Breakfast time ha sido también la fórmula elegida para recuperar televidentes por otra cadena, la ITV que comenzará sus emisiones dentro de dos semanas.

Los anunciantes no parecen, sin embargo, muy confiados como prueba el hecho de que quisieran pagar menos a los actores que intervengan en anuncios para el programa super matínal. Esta propuesta estuvo a punto de echar a pique el Breakfast time, porque la asociación de actores se negó a admitir rebajas en el precio de su trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 1983