Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 28 de octubre, elecciones generales

Garrigues y Rosón aspiran al tercer puesto por Madrid en las listas electorales centristas

El pacto entre Unión de Centro Democrático y el Partido Demócrata Liberal encontró ayer su primera arista, cuando el líder del PDL, Antonio Garrigues, expresó una tajante negativa a figurar en las listas electorales en otro puesto que no sea el tercero por Madrid, mientras que la ejecutiva provincial de UCD colocaba en este lugar al ministro del Interior, Juan José Rosón. Las sugerencias de que Garrigues figurase en cuarto lugar, desplazando al presidente provincial y cuñado de Calvo Sotelo, Miguel Doménech no dieron resultado.

Garrigues, que en un congreso constituyente de urgencia y en una votación un tanto especial, resultó elegido ayer secretario general del PDL, comenzó a negociar el tema con Landelino Lavilla ayer tarde, terminado formalmente el minicongreso. Todo parece indicar que, finalmente, Rosón será desplazado o pasará a ocupar la cabecera de otra provincia. Las negociaciones para la inclusión de 45 nombres del PDL en las listas de UCD -quince con probabilidad de obtener escaño, quince con posibilidades y otros tantos sin ellas- comenzarán, y tal vez concluirán, hoy mismo.Julio Pascual, número dos

El empresario y ex militante de UCD, Julio Pascual, fue elegido vicesecretario general del PDL, que también eligió, a propuesta de Garrigues, una ejecutiva provisional de diecinueve nombres, representantes de diversas regiones españolas. Prácticamente todos ellos resultan desconocidos, y no se incluyó en esta directiva al economista Pedro Schwartz, militante del PDL, pero cuyas posiciones resultan excesivamente extremistas para este partido, que no desea verse involucrado con las tesis ultraliberales de Milton Friedman, quien ayer llegó a Madrid bajo el patrocinio de Schwartz.

La presidencia del PDL no será cubierta hasta la celebración de un nuevo congreso del partido, los días 9 y 10 de octubre, esta vez con menos urgencia. A este congreso asistirán los principales líderes de la Intemacional Liberal, que el pasado 11 de septiembre eligió al propio Garrigues vicepresidente de este organismo.

Esta homologación internacional fue altamente valorada por el dirigente del PDL, quien no olvidó destacar que se trata del único partido español, no de izquierdas que cuenta con semejante reconocimiento exterior. Ello sirvió para que Garrigues afirmase que, con o sin pactos con UCD, "el PDL está aquí ya para siempre. Va a haber un partido liberal en España, y su verdadero futuro comienza después de estas elecciones".

Pese a ello, valoró altamente el pacto firmado con UCD, que "pretende sustancialmente renovar el centrismo político para dar respuesta a las demandas del centro sociológico español". A este respecto, y aunque afirmó que "cada vez le cuesta más esfuerzo hacer reflexiones poselectorales", Garrigues opinó que el mapa político, tras las elecciones, será más serio y coherente que el actual.

En cualquier caso, el pacto que permite al PDL figurar en las listas electorales de UCD incluye, aparentemente, el olvido durante la campaña y en el programa de cualquier tema que pudiera resultar espinoso entre ambas formaciones, como el del aborto: "Este no es el momento político adecuado para sacar ese tema, aunque quien piense que el aborto no se va a plantear en su momento, se equivoca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 1982

Más información

  • El líder del PDL fue elegido secretario general de su partido en un 'congreso de urgencia'