Cuatro catalanes irán en moto al Polo Norte

Cuatro expedicionarios catalanes intentarán en marzo llegar al Polo Norte en motocicleta, en una operación que costará dieciocho millones de pesetas y que será sufragada, en gran parte, por los reportajes televisivos. La expedición deberá sortear varias dificultades, que van desde el despertar de los osos tras el letargo invernal a las barreras de hielo, que serán abiertas con dinamita, pasando por la incógnita de la hospitalidad de los habitantes de las 52 bases secretas que, se supone, las distintas potencias nucleares tienen instaladas en aquellas latitudes internacionales.

Filmarán una aurora boreal

Uno de los propósitos primordiales de esta expedición española es el llegar a filmar, en video-color, una aurora boreal y la salida del sol polar, que dura dieciocho horas y no llega al ocaso hasta seis meses después. Este amanecer ocurrirá exactamente el 21 de marzo, día para el cual está previsto que las cuatro Bultaco de 350 centímetros cúbicos y sus correspondientes trineos remolcados lleven a sus cuatro pilotos hasta el paralelo 90 grados Norte. José María Molina, Antonio Axeiro, Javier de Pablo y Aurelio Rodríguez, expertos alpinistas que en 1980 conquistaron con esquíes el Aconcagua, son los que ahora piensan tener acceso en moto al Polo Norte.Para ello, han adecuado sus máquinas, por medio de los ingenieros de la fábrica Bultaco, para resistir las bajas temperaturas y la adversidad del entorno, ya que la temperatura polar en esa época del año no será mucho más cruda que la que este invierno se ha sufrido en algunos puntos de los Estados Unidos o, habitualmente, se registra en Siberia. Hace unos veinte días, una multinacional de motocicletas intentó -según su versión- que cambiaran sus monturas por las de su marca, pero una vez efectuadas las pruebas pertinentes, optaron por utilizar las iniciales de fabricación española.

Todo previsto

Todo está previsto para esta ambiciosa expedición; desde los más sofisticados aparejos para las más completas investigaciones científicas hasta las consultas meteorológicas, legales y geográficas, con las autoridades noruegas. Naturalmente, sin descuidar todo lo relativo a la revolucionaria indumentaria que utilizarán, las armas de fuego para la defensa ante osos y lobos, la provisión de medicamentos, asistencia sanitaria y adecuada alimentación liofilizada, el combustible necesario para ir o volver, tiendas especiales para descansar y guarecer las motos, pontones para salvar las grietas de hasta ocho metros, balsas para las grietas mayores, dinamita para perforar las barreras de hielo y la ilusión de comunicar por radio con don Juan Carlos en el momento de conseguir su hazaña.Esta iniciativa está respaldada por Total Sport, la firma que organizó el torneo de tenis Europa-América y que pretende comercializar los posibles Juegos Olímpicos de Barcelona. La salida de la capital catalana será el 14 de febrero, para llegar por vía aérea, y tras distintos transbordos, hasta las islas Spitzberg, desde donde partirán sobre las motocicletas

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de enero de 1982.

Lo más visto en...

Top 50