Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Algunos diputados socialdemócratas pueden abandonar UCD "en cuestión de semanas"

El malestar del sector socialdemócrata de Unión de Centro Democrático (UCD) ha llegado a tal punto de irritación, tras el planteamiento y desarrollo de la campaña electoral gallega y la destitución del ex director general de RTVE Fernando Castedo, que su salida del partido del Gobierno es cuestión de semanas. Según pudo saber ayer EL PAIS en fuentes de absoluta solvencia, la ruptura definitiva de UCD se producirá inmediatamente después del previsible pacto entre este partido y Alianza Popular en el Parlamento de Galicia, y si esta alianza no se produjera, «al siguiente signo de derechización» del partido centrista.

La salida del ex ministro de Justicia y autor de la polémica ley del Divorcio, Francisco Fernández Ordóñez, conllevaría la de otros siete diputados centristas: Luis González Seara, Carmela García Moreno, Javier Moscoso, Luis Berenguer, Carmen Solano, María Dolores Pelayo y Eduardo Moreno. Otros conocidos socialdemócratas, como el ex ministro Luis Gámir o los diputados Antonio Quirós o Santiago Rodríguez Miranda, se encuentran en el apartado de dudosos en el análisis de los promotores de la operación de salida de UCD, mientras que el actual ministro de Economía y Comercio, Juan Antonio García Díez, y el presidente del INI, Carlos Bustelo, continuarán en las filas centristas.La marcha de los socialdemócratas está ya ultimada: no hace más de quince días, y coincidiendo con el total convencimiento de sus más destacados líderes de que UCD camina hacia lo que ellos consideran su inevitable derechización, se inició la creación, en distintas provincias españolas, de una serie de plataformas, que reciben el nombre de Acción Democrática, y están ya constituidas en Logroño, Navarra, Zaragoza, Teruel, Madrid, Castellón y Valencia.

En principio se consideran asociaciones de tipo cultural, «pero a ninguno de sus miembros se le oculta que son un prepartido, el embrión de una fuerza socialdemócrata que concurrirá como partido político a las próximas elecciones generales».

Las características de este nuevo partido, en síntesis y de manera muy esquemática, son las siguientes: concepción laica de la actividad política, modelo económico similar al caso alemán, con unos planteamientos sociales similares a los de Francia.

La financiación de las distintas acciones democráticas corre a cargo de «empresarios jóvenes, por supuesto no integrados en ninguna de las actuales patronales» (para las que el solo nombre de Fernández Ordóñez es algo así como mentar la bicha) y de «tres bancos pequeños», añadió el citado portavoz socialdemócrata, quien se ha encargado personalmente de buscar las fuentes de financiación.

Su estrategia electoral inmediata pasaría, si el nuevo partido que tienen en proyecto logra la suficiente presencia social como para negociar en base a unas mínimas posiciones de fuerza, «por la alianza con el PSOE» o, en el caso de que la operación no consiga las metas de implantación deseadas por sus promotores, «no estaríamos lejos», añadió la fuente, «de aquella alusión de Felipe González en la conferencia de Prensa posterior al 29º Congreso del PSOE, de integrar independientes en las listas socialistas».

En uno y otro casos, su actividad inmediata pasaría, pues, necesariamente, por un acercamiento al PSOE, proyecto que está siendo negociado durante las últimas semanas por Francisco Fernández Ordóñez y Felipe González.

De hecho, en las bases de Acción Democrática de Zaragoza se encuentran ex militantes del PSOE y miembros en activo de este partido. En las restantes provincias, Acción Democrática está integrada por socialdemócratas de dentro y fuera de UCD e independientes.

La presión de los democristianos

La petición de la convocatoria de un congreso extraordinario de UCD, tras el descalabro electoral gallego (véase EL PAIS del pasado miércoles) fue ratificada por cerca de sesenta militantes centristas, firmantes todos ellos del documento denominado plataforma moderada, que participaron en una cena celebrada en un hotel madrileño en la noche del lunes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de octubre de 1981

Más información

  • Formación de plataformas y tentativas de negociación con el PSOE