Carriega: "Si la plantilla añora tanto a Traid, no tengo inconveniente en irme"

Luis Cid Carriega anda algo molesto por cómo están sucediéndose las cosas en el Atlético, cuando él apenas ha pisado aún suelo rojiblanco. En especial, algunas declaraciones de determinados jugadores en el sentido de actuar sin la confianza que les otorgaba García Traid le tienen preocupado. «Si es tanto el cariño que tienen al anterior entrenador y le añoran tanto, por mí no hay inconveniente en marcharme. Hay jugadores que han actuado desde que yo estoy en todos los partidos. Y creo que para otorgar confianza no se necesitan dar besos en la boca».A Carriega no le molesta en absoluto el lógico respeto y cariño que varios jugadores de la plantilla -Arteche, Julio Alberto, Marcos, Rubio, entre otros- mantengan con García Traid, pero sí que esto sirva como excusa para justificar algunas malas actuaciones. «Hay cosas evidentes», afirma el técnico gallego.

«Llevo unos días en Madrid y sólo conozco el camino del hotel al estadio. Se puede decir que todavía no he bajado del avión. Me limito a trabajar con la máxima intensidad. Pero creo que hay que dejarse de tonterías y de pensar en el pasado. Hay que jugar relajados, con tranquilidad y con ganas. Hay chicos, como Julio Alberto y Rublo», prosigue, «que han jugado todos los partidos desde que estoy aquí. Mayor confianza no se puede dar. A Marcos le falta aún, lógicamente, preparación porque empezó más tarde que sus compañeros. Yo quiero ver a todos en acción en estos partidos, pero no se puede ya comenzar a enfadarse si uno no sale en el primer tiempo, si el otro no quiere estar en el banquillo o si el de más allá quiere marcharse. Vamos a trabajar en beneficio del equipo, con más genio y pensando que también se necesita un cierto margen de tiempo para acomodarse al esquema de juego que pretendo imponer. El fútbol ya hace tiempo que dejó de ser algo estático. Hay que cambiar, estar en continuo movimiento. Por eso hay que dejarse de tonterías. A personas mayores, a hombres, no les voy a estar besando en la boca como muestra de confianza».

El Atlético sigue interesado en el centrocampista internacional del Valencia, Solsona. Hace ya algunas semanas que EL PAÍS señaló este deseo rojiblanco, que últimamente parece haberse acrecentado. Salvador Gomar, gerente valencianista, desmintió ayer a este periódico que el Atlético, como club, se hubiese dirigido al Valencia, pero confirmó que hace unas fechas un intermediario pidió precio por el jugador. Solsona aún no ha renovado y mantiene sus diferencias con la directiva. Esta le ofrece un contrato por un año y diez millones, y el jugador ha rebajado sus pretensiones de tres temporadas a una, y de quince millones a algo más de doce.

Respecto a Dirceu, el Fluminense ha insistido hace cuatro días con el jugador, al que quiere incorporar a sus filas. Dirceu tiene un año más de contrato con el club rojiblanco, Carriega cuenta con él como hombre de calidad y experiencia para la media, pero el Atlético le traspasaría en base a dos condicionantes: contratar a un medio reconocido -Solsona- y cobrar por el traspaso del brasileño sobre los cincuenta millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS