Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

"Un mundo feliz"

Hoy se emiten los dos primeros capítulos de los cuatro de que constará la serie de ciencia-ficción titulada Un mundo feliz, que es una adaptación a la televisión de la novela del mismo nombre escrita por Aldous Huxley, en 1932. La serie está producida por Jacqueline Babbin para la MCA, Televisión, y realizada en los estudios de la Universsal City en California (Estados Unidos).

Un mundo feliz se puede considerar perfectamente en la línea de las obras literarias de ciencia-ficción, con un marcado carácter filosófico. Huxley se sentía impresionado por los más recientes descubrimientos psicológicos. Ello le movió a escribir esta novela, cuya acción se sitúa en un futuro relativamente lejano, en el que la vida del ser humano es programada desde su desarrollo embrionario.

Debido a esta programación, cada hombre o cada mujer nace con una función y unos fines determinados de antemano, y debido a ello se siente feliz en la condición que le ha tocado. Pero un ser escapó accidentalmente a esta programación y se convirtió en un peligro para la sociedad feliz.

Aldous Huxley nació en 1894, en el condado de Surrey (Inglaterra) y murió en Los Angeles (California,EEUU), en 1963. Escribió Un mundo feliz en 1932. A pesar de lo temprano de esta fecha, la obra ha significado un extraordinario avance de las circunstancias que pueden rodear, o que de hecho rodean, a la aplicación de la tecnología a la ciencia en el siglo XX. Por esto, su novela fue una auténtica llamada de atención sobre lo que podría ocurrir en un mundo futuro aparentemente feliz, lleno de libertad pero privado, por otra parte, totalmente de ella. HuxIey situaba la acción de su obra, para dentro de seiscientos años.

Pocos años antes de su muerte, Aldous HuxIey escribió una segunda parte de su novela, menos pesimista, titulada Un mundo feliz, revisado, donde hacía un balance de sus previsiones en la primera novela.

Los actores de la presente versión televisa de Un mundo feliz no son muy conocidos, si exceptuamos a Keir Dullea, que hacía de adolescente en David y Lisa, en 1961, y más tarde intérprete de una obra maestra de la ciencia-ficción (2001, una odisea del espacio), dirigida por Stanley Kubrick. Por otra parte, el actor Bud Cort, que ha interpretado películas como MA SH y Haroldy Maude. Junto a ellos intervienen Julie Cobb, Dick Anthony Willianis y Ron O'Neal.

La versión televisiva se inicia con la presentación del centro de incubación donde se producen seres de uina forma artificial, condicionándolos desde su estadio embrionario para que tengan una características de inteligencia de acuerdo con las necesidades del mundo y al mismo tiempo se les condiciona físicamente para el trabajo que han de desarrollar y, mentalmente, para que estén contentos con su suerte y no ambicionen otro estado de vida ni tengan otras aspiraciones. Los individuos son catalogados como alfas, betas, gammas..., con diversas variantes. Por un fallo imprevisto, Bernard sale con una ligera alteración y da muestras de inadaptación, al enamorarse de Lenina.

Bernard y Lenina obtienen autorización para visitar la reserva de los salvajes, donde los hombres viven y se reproducen según las costumbres de la antigua civilización. Allí descubren a Linda, una mujer beta que no tomó precauciones y tuvo un hijo con el director de incubación y condicionamiento. El director pensó que la mujer había muerto, pero vive en la reserva con su hijo John, fruto de aquella relación, nacido por el viejo Procedimiento del vientre de su madre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 1980