Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía acusa de más de cien delitos a la banda de "el Guille "

Tres jóvenes integrantes de la banda de el Guille han sido detenidos por la policía madrileña y puestos a disposición de la autoridad judicial. Según la información facilitada en medios policiales, su historial delictivo comprende más de 120 acciones en los últimos dos meses, entre las que figuran 45 atracos, nueve robos, una violación y un rapto.Los detenidos son Alfonso Santalla, de veintitrés años; José Luis Ceballos Quiles, de veinte, y Ricardo Ceballos Rumini, de dieciocho. Se les han ocupado quince automóviles, una motocicleta, dos pistolas y abundante munición para armas cortas y largas. Se cree que los botines obtenidos en sus repetidos asaltos suman más de cinco millones de pesetas.

La actividad de la banda se inició con la violación de una joven a la que tuvieron en su poder durante cuatro horas y el rapto de otra muchacha en Palma de Mallorca. En esta ciudad atracaron una docena de establecimientos hoteleros, con empleo de escopetas recortadas.

Quince automovilistas han sido objeto de su atención. Después de despojarles bajo la amenaza de las armas de todos los objetos de valor que llevaban, huían en su coche. Generalmente escogían vehículos de alta cilindrada. Tampoco los viandantes podían sentirse seguros, ya que siete figuran en su historial. En algunas ocasiones llegaron a despojarlos de sus ropas.

La banda solía utilizar entre 3.000 y 10.000 pesetas diarias para la adquisición de sustancias estupefacientes. Al carecer de domicilio fijo -dormían en casas deshabitadas o en los propios coches- se hace más difícil la detención del jefe de la banda, Guillermo Segura, conocido como el Guille, un muchacho de dieciséis años, que formó parte del grupo que encabezaba el fallecido Jaro. Su actividad delictiva, iniciada hace varios años, comprende más de un centenar de acciones, pese a su corta edad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de marzo de 1980