_
_
_
_
Baloncesto

Se prepara un "pucherazo" para la asamblea extraordinaria

La asamblea extraordinaria que la Federación Española celebrará el próximo día 1 de marzo ha levantado una fuerte y dura polémica a través de las respectivas asambleas que reglamentariamente tienen que celebrar las distintas federaciones provinciales, pese a que se duda que muchas de ellas ni siquiera las celebren o, al menos, no remitan las actas de dichas asambleas. En el caso concreto de la Castellana se produjo un importante escándalo, que llevó a que el Complutense de Alcalá de Henares impugnara la asamblea. Parece evidente que con la convocatoria de esta asamblea extraordinaria la Federación Española prepara, una vez más, un buen pucherazo.El tema que en esta ocasión ha puesto el problema sobre el tapete es el de la reestructuración de la Primera División femenina, que se quiere dividir en dos grupos. Esta es la ponencia de la Española, pero curiosamente, al menos, once de los doce clubes que la integran están disconformes, por lo que se hace difícil. entender el interés de la Federación en que se produzca el cambio, sobre todo si se tiene en cuenta que a partir de la priáxima temporada no habrá ninguna subvención para esta categoría. Es decir, los clubes no van a poder jugar con su dinero la competición que ellos quieren, sino la que la Federación les dicta. Y se la dicta porque dicha reestructuración, que es evidentemente un tema específico, llegará a la asamblea como tema general, por lo que se votará junto con otros temas que nada tienen que ver.

Lo primero que habría que preguntarse es el por qué de esta asamblea extraordinaria, en la que además se pretende hacer una amplia reestructuración que va desde la modificación de edades a los cambios en las distintas competiciones. Nunca una asamblea extraordinaria se convocó con estos fines, pero en este caso concreto aún tiene mucha menos razón de ser, ya que las elecciones están en puertas. Resulta absurdo que la actual Federación haga y deshaga a su gusto, cuando posiblemente dentro de unos meses sea otra completamente distinta la que esté al frente del baloncesto. Resulta igualmente incoherente que se les deje hecho todo a los hombres que pueden en breve ocupar esos cargos. No se debe en ningún caso celebrar una samblea extraordinaria en esta situación.

Por otro lado, nadie o casi nadie está de acuerdo con los cambios que la Federación quiere hacer, encaminados a hacer retroceder de nuevo al baloncesto, y se puede llegar, incluso, a pensar que se busca el fracaso de los que puedan venir. De otra manera, la cosa no tiene ni pies ni cabeza. Además, las competiciones empezaron con unas normas y no terminarían con las mismas, ya que la intención es que las medidas que se tomen en esta asamblea empiecen a regir inmediatamente.

Los clubes femeninos están dispuestos a llegar hasta el final e incluso a separarse de la Federación y hacer una competición de acuerdo con cualquier otra organización de la mujer. Fausto Rodríguez del Coso, portavoz del Complutense, impugnó la asamblea de la Castellana, y además pide la desconvocatoria de la asamblea extraordinaria. Evidentemente una y otra federaciones van de la mano, y la Castellana está dispuesta a apoyar incondicionalmente a la Española para que se lleve a cabo el pucherazo y, por ejemplo, un club de Tercera o una federación provincial que no tenga ningún club en Primera División femenina, votarán acerca de cómo se tiene que jugar esta competición.

No obstante, a este respecto, conviene recordar que el año pasado ya se celebró la asamblea ordinaria de la Española bajo la ilegalidad, pues no hubo asambleas previas en las provinciales. El Askatuak y la Federación Guipuzcoana hicieron la debida impugnación para queño se celebrase, pero de nada sirvió, y además casi nadie apoyó lo que desde Guipúzcoa se pedía: estar dentro de lo legal.

Por último, hay que apuntar como fuerte rumor que, una vez terminados los Juegos Olímpicos, Raimundo Saporta y gran parte de su equipo, entre ellos Juan Tamames, dejarán la Federación. Sin embargo, se apunta que Ernesto Segura de Luna se presentará a la reelección al mismo tiempo que en muchos círculos se teme que se busque su nombramiento por aclamación.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_