_
_
_
_

Trece españoles ingresarán en la Trilateral el próximo día 21

Trece representantes del mundo empresarial y bancario español ingresarán el próximo día 21 de abril, en la Trilateral, una de las organizaciones más importantes del mundo, por iniciativa de Carlos Ferrer Salat y José Antonio Segurado, dos de los principales dirigentes de la patronal CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales). Hasta el momento, integran la Trilateral Estados; Unidos, Japón y un grupo de países europeos compuesto por los nueve de la Comunidad, Económica Europea (CEE) y Noruega, que fue en su día candidato a la adhesión, pero cuya integración no llegó a consumarse.Los contactos para el ingreso de España en la Trilateral se iniciaron hace varios meses, por iniciativa de Carlos Ferrer y José Antonio Segurado, presidente y director de Relaciones Internacionales de CEOE, respectivamente. Los dos dirigentes empresariales plantearon el posible ingreso de España a David Rockfeller, actual presidente del grupo americano de la Trilateral, continuando posteriormente las negociaciones con el titular del grupo Europeo, Berthoin. El propio David Rockefeller se entrevistó nuevamente con los dos dirigentes empresariales durante su estancia en Madrid, el pasado mes de octubre.

Tras varias semanas de contactos con los diversos medios habitualmente representados en la Trilateral (empresas, finanzas, intelectuales, políticos y medios de comunicación), los señores Ferrer y Segurado propusieron a la dirección de la Trilateral una lista de trece posibles representantes que, aceptada en principio, ingresará formalmente en la organización a partir del próximo día 21 de abril, en Tokio, escenario de la conferencia anual correspondiente al979.

La lista de integrantes de la delegación española en la Trilateral aparece encabezada por Carlos Ferrer, quien actuará como portavoz del grupo y probablemente ocupará uno de los dos puestos del comité ejecutivo que corresponderán a España. Los restantes miembros serán José Antonio Segurado, tesorero y responsable de las relaciones internacionales de CEOE; Luis María Ansón, presidente de la agencia gubemamental Efe; José Vila Marsans, empresario del sector textil catalán; Claudio Boada, presidente de Ford España, Altos Hornos del Mediterráneo y Prodinsa y vicepresidente del Banco de Madrid; Carlos March, de Banca March; Jaime Carvajal, presidente del Banco Urquijo; Ramón Trías Fargas, diputado de Convergencia Democrática de Cataluña y director de Estudios del Banco Urquijo; Pedro Schwarz, economista liberal; Alfonso Osorio, diputado de Coalición Democrática y vinculado al grupo de empresas de Banesto; Antonio Garrigues Walker, abogado, presidente de APD y representante de España de los intereses de varias multinacionales norteamericanas; Antonio Pedrol, abogado y decano del Colegio de Madrid, y José Luis Cerón, responsable de la Comisión Económica de CEOE y vinculado al Banco Central y sector autopistas.

La Trilateral fue fundada y financiada en 1973 por David Rockefeller, presidente del Chasse Manhattan Bank. Sus objetivos no han sido en ningún momento excesivamente explicitados por sus responsables, pero sí se ha especificado que su principal propósito es agrupar a todos los que se consideren «guardianes y defensores de Occidente frente a la ofensiva marxista-leninista». Hasta ahora, la integran unos 250 representantes (le los grupos dominantes de Estados Unidos, Japón y los nueve de la CEE, entre los que se cuentan no menos de quince de los actuales miembros de la Administración Carter y los responsables de las principales multinacionales y de los más caracterizados estratos financieros.

Los estatutos de la Trilateral permiten la incorporación de representantes de diversos partidos políticos, excluidos los comunistas y los situados a su izquierda en el espectro político. Asimismo, los miembros de la organización que pasen a ocupar cargos en el Gobierno de sus respectivos países pasan a una situación de relativa excedencia, aunque manteniendo su vinculación a ella.

A la influencia de la Trilateral se atribuyen numerosos fenómenos y acontecimientos de los últimos años. El principal de ellos es la elección del presidente Carter -miembro de la organización- como candidato a la presidencia de Estados Unidos. También se ha mencionado la influencia de la Trilateral en la organización de las cumbres de los países ricos, a las que suelen asistir los máximos dirigentes de Estados Unidos, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Japón, Italia y la República Federal de Alemania.

La Trilateral se reunía en principio con una periodicidad de nueve meses, pero posteriormente ha ampliado el plazo de sus reuniones hasta otorgarles el carácter anual que poseen en la actualidad. Teóricamente, estas reuniones se dedican al intercambio y al examen de ideas y planteamientos respecto de los problemas de máxima actualidad en el mundo occidental.

A la Trilateral se le atribuyen influencias en casi todos los estamentos de poder del mundo. De hecho, constituye en sí misma un club de privilegiados, con una ostentación de poder sin paralelo en otro tipo de organizaciones más o menos similares.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_