Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grupos anarquistas provocaron altercados en la Cruz de los Caídos

Varios centenares de personas (seiscientas, según la policía) protagonizaron en la noche de ayer, en la plaza de la Cruz de los Caídos, de Madrid, media hora después de que hubiera concluido pacíficamente una manifestación legal convocada por la CNT, diversos incidentes de orden público con colocación de barricadas -se cruzó en la calzada un autobús de las líneas municipales- y hostigamiento a las fuerzas de orden público con lanzamierto de cócteles molotov.Los incidentes, que se prolongaron por espacio de veinte minutos y terminaron al hacer acto de presencia un contingente de fuerzas de la Policía Nacional, se realizaron acompañados de gritos e inscripciones a favor de la CNT, la FAI. Un portavoz de la CNT, el ex secretario general Juán Gómez Casas, y otro del Gobierno Civil insistieron en desvincular -a preguntas de este diario- la manifestación realizada por la central anarquista, que discurrió conforme a lo previsto y concluyó sin incidentes reseñables, y las alteraciones de orden público que en nombre de CNT tuvieron lugar posteriormente.

La manifestacién, autorizada por el Gobierno Civil, partió a las ocho de la noche de la plaza de toros de Las Ventas para concluir en Ciudad Lineal. En ella participaron 2.500 personas, según la policía, y 8.000 según la CNT. Los manifestantes protestaron por los topes salariales, pidieron derechos sindicales y profirieron lemas en favor de la abstención en las elecciones y en contra de los partidos políticos.

A últimas horas de la noche de ayer y primeras de la madrugada de hoy varios grupos de falangistas montaban guardia «en acto de desagravío», segun afirmaron, junto al monumento a los caídos, que había sido dañado en su parterre (pilotes de cemento cadenas que enmarcaban el monumento) por los alborotadores. Fuentes de la policía aseguraron que no había habido detenciones ni graves enfrentamientos, aunque algunos bares y cafeterías de la zona fueron desalojados al refugiarse en ellos los alborotadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 1979