Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Baloncesto

La asamblea aprobó lo más absurdo

Se clausuró la asamblea y, para que no hubiera excepciones, en la jornada final también se impuso el criterio federativo. De poco ha valido la lucha en determinados temas porque siempre se aprobaba aquello que no tenía mayor trascendencia, que beneficiaba a todos y, sobre todo, que no perjudicaba a los grandes. Muchas, quizá demasiadas, discusiones para que, después de tres días, en el Cuartel de la Montaña todo siga igual que antes y, en algunos casos, de forma más incongruente.

La última jornada se inició con el tema de las retenciones, y lo primero que se abordó fue la femenina. Se hizo una propuesta presentada por María Antonia Flaquer y apoyada y defendida por el Club de Vacaciones, que procuraba la «protección a la jugadora» y se fundamentaba en que para cambiar de club se precisaba uno de estos tres requisitos: carta de libertad, acuerdo entre clubs o que la jugadora bajara un año de categoría antes de pasar al que quería ficharla. Se decidió que ello afectara solamente a las jugadoras que militaran en Primera División y con licencia senior y que, además, hubieran tenido una vinculación de un mínimo de tres años consecutivos en su último club. La votación no podía tener otro resultado que el que se produjo: 75 votos en contra y 39 a favor. La FEB se abstuvo. Así, pues, las chicas siguen siendo libres para fichar por el club que les apetezca.En la retención masculina hubo más lío, que vino provocado por la ponencia presentada por Julio Descartín, representante de los jugadores, al solicitar que para la temporada 79/80 se aboliera absolutamente el derecho de retención y se crearan unas fichas en -todas las categorías que llevaran expresado el tiempo de duración del compromiso entre club y jugador. Descartín calificó al baloncesto de híbrido porque, siendo amateur, es profesional. Dijo que es el único deporte no profesional en España con derecho de retención y solicitó la desaparición de la carta de libertad: «Llegada la fecha que marca la ficha, se acabó.» Finalizó solicitando a la presidencia que se votara su propuesta, y en un principio se recomendó por parte de la mesa no votar. Surgieron una serie de opiniones, unas a favor y otras en contra, y, tras un descanso, se llegó a una votación muy sui generis. Ernesto Segura de Luna propuso que no habría sí o no, sino que la asamblea se decidiera por votar por la ponencia de Descartín o por libertad para los jugadores a partir de los veinticuatro años, que es una propuesta ya aprobada en el pleno de la temporada pasada. Julio Descartín luchó por que esto no se llevara a efecto, debido a que se debía votar únicamente la enmienda que él presentaba y no comparándola con una propuesta que ya era efectiva. La presidencia se negó rotundamente y se Nevó a cabo la votación, pero antes, para que ésta fuera democrática (palabra de moda en la asamblea), la FEB volvió a anunciar su abstinencia a opinar y el «pucherazo» se llevó a efecto porque 104 votos fueron para lo ya aprobado y 53 los ganó Descartín. Habrá que esperar sucesivas reuniones o que los jugadores adopten una postura de fuerza para conseguir su libertad.

Absurda solución a los extranjeros

Los clubs que en la primera jornada habían solicitado dos extranjeros por club para competiciones nacionales y que no lo consiguieron por la negativa tajante (esta vez con buen criterio) de la presidencia, consiguieron que se aceptara el cambio de extranjero por dos veces en la misma temporada siempre y cuando se realizara cinco semanas antes del fina.(de la competición. Una postura que, sin duda, favorece a los más potentes, que podrán utilizar hasta tres jugadores de otras federaciones, mientras que para los débiles les va a resultar más difícil, por no decir imposible, el contar con el mismo número. Y es más inaudito esto si observamos que en la jornada inicial de la asamblea la obsesión era procurar más igualdad en la Liga, que de esta forma se desnivela más. El favorecido, en principio, va a ser el Juventud, que no podrá contar con Slavnic en las tres primeras jornadas y ahora tiene la oportunidad de alinear a su americano de Copa de Europa para cambiarlo cuando vuelva el yugoslavo. Por este motivo también el Juventud jugará sus dos primeros encuentros ligueros en casa, lo cual fue solicitado por el representante de todos los clubs de Primera División, señor Puente, que -vamos a pensar que es sólo anécdota- lucía en su solapa la insignia de oro y brillantes del club badalonés, que tan bien defendió.

Se acabó rechazando la propuesta de los clubs de segunda para que en la próxima temporada ascendieran cuatro equipos con el fin de igualar las dos máximas divisiones en catorce equipos. Quedó pospuesto el tema para después. de los Juegos Olímpicos. La denominación de las distintas categorías será probablemente así: Liga Nacional de Primera División, Primera División B (antes Segunda), Segunc.a División (antes Tercera) perrianeciendo igual para e¡ reste.

Copa Intercontinental

Comenzó ayer la Copa Intercontinental. Por lo tardío de la hora de comienzo de los partidos, en esta edición no fue posible recoger los resultados de la jornada, que ofreceremos mañana. El Madrid jugó su primer partido con el Sirio, de Brasil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de junio de 1978