Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duros ataques de Fuentes Quintana contra sus críticos como vicepresidente económico

«UCD es un partido de derechas en el que hay una minoría de centro-izquierda, y hay que decir que el presidente Suárez hace constantes esfuerzos por conseguir una solución de centro-centro manifestó ayer, en Oviedo, en la primera rueda de prensa desde su dimisión como vicepresidente de Asuntos Económicos, Enrique Fuentes Quintana, que pronunció ayer en Oviedo una conferencia sobre la economía española, patrocinada por la cátedra Aledo de la Universidad de Asturias.

Según el profesor Fuentes Quintana, Adolfo Suárez es el único freno que impide un decidido viaje de UCD hacia posiciones aún más derechistas. Entre duras críticas a algunos miembros del anterior y del actual Gabinete, a los que no citó, pero que apuntaban claramente hacia Garrigues Walker, en primer lugar, y también hacia los responsables de la Seguridad Social, acusó a algunos ministros de falta de dedicación y de exceso de frivolidad. Preguntado si había incurrido en esa falta de dedicación el anterior ministro de Industria, Alberto Oliart, respondió que otros habían destacado bastante más en ese aspecto. «No hace falta que ahora dé nombres -añadió-, porque algunas cosas no tardarán en explotar y no es. necesario -que yo haga ahora unas declaraciones escandalosas.»A lo largo de la rueda de prensa, Fuentes Quintana se decidió como un técnico independiente, que fue llamado por el presidente Suárez para elaborar un plan económico que posibilitara una salida a la gravísima crisis económica que atraviesa el país, y que dimitió porque en la fase de su ejecución el Gobierno necesitaba, en su opinión, una remodelación para conseguir una mayor coordinación de los distintos departamentos ministeriales.

Preguntado por la actitud de las centrales sindicales, dijo que la respuesta de éstas a las condiciones pactadas en la Moncloa había sido menos favorable que la emitida por ciertos sectores de UCD. «Es sorprendente -afirmó- que dentro de un mismo partido se digan cosas tan dispares sobre los pactos de la Moncloa como lo han hecho Abril Martorell y Lasuén. Hay que decir también que no es tan sorprendente, si tenemos en cuenta que UCD trata de aglutinar ideologías democristianas, liberales y socialdemócratas, por sólo citar algunas, que en Europa se adscriben a partidos políticos distintos y que pugnan entre sí por conseguir el poder. »

En su opinión, los pactos de la Moncloa ya están dando frutos positivos, consideró decisiva la perseverancia en su aplicación y manifestó que aún no hay elementos suficientes para juzgar el papel de su sucesor al frente de la economía española, Abril Martorell.

Consideró preocupante la lentitud con que se están efectuando los cambios estructurales, poniendo como ejemplo la demora en acometer el plan energético, y restó importancia a las duras críticas dirigidas contra él por Lasuén en EL PAIS, diciendo que no le preocupan demasiado las opiniones de los economistas que se dedican a la política.

Puso especial énfasis en la necesidad de seguir fielmente los acuerdos hasta final de año, para que entonces sean reexaminados por todas las fuerzas políticas firmantes y de hacer las correcciones que sean necesarias.

En una mesa redonda, a la que asistieron profesores de la Universidad de Oviedo, dirigentes de los partidos políticos y de las centrales sindicales, Fuentes Quintana dirigió duras críticas a los representantes de los empresarios, afirmando que tanto Olarra como Ferrer Salat no habían hecho otra cosa que hacer previsiones catastróficas, sin molestarse en ofrecer una sola alternativa o un planteamiento coherente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de mayo de 1978