Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos se acusan mutuamente por la filtración de la Constitución

La filtración a la prensa de una parte del borrador constitucional originó ayer una auténtica conmoción en los medios políticos, especialmente en los partidos representados en la ponencia encargada de su redacción. Todos los ponentes condenaron la publicación del texto, y al mismo tiempo prodigaron sus protestas de inocencia respecto al origen de la misma.El ambiente organizado en torno a este tema podría describirse con la expresión caza de brujas. Junto a las lamentaciones, los partidos afectados se dedicaron a buscar el origen de la filtración y a lanzar graves acusaciones contra otras fuerzas políticas y contra la prensa. Tanto Alianza Popular como el Partido Comunista, por boca de sus respectivos portavoces, han señalado al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como responsable de la filtración.

Por su parte, dirigentes del PSOE han negado tal aserto, mientras su representante en la ponencia constitucional, señor Peces-Barba, ha presentado la dimisión en la revista Cuadernos para el Diálogo, que obtuvo la información. Asimismo, el señor Peces-Barba condenó en los términos más duros lo ocurrido, acusando de irresponsabilidad al medio informativo al que hasta ahora ha estado directamente vinculado.

Los miembros de la ponencia constitucional, con la ausencia de los señores Roca y Solé-Turá, se reunieron ayer a tomar café en el hotel Suecia, probablemente para evitar su localización por los periodistas que montaban guardia en el palacio de las Cortes. Según información posterior de dicha reunión, el único acuerdo consiste en continuar adelante sus trabajos y desdramatizar la situación. Durante la mañana habían llegado a circular rumores en el sentido de que iba a crearse una comisión investigadora del tema.

Por otra parte, ante la sospecha deslizada ayer por un vespertino atribuyendo la filtración a los funcionarios de las Cortes, un letrado que asiste a la ponencia constitucional manifestó a EL PAÍS que tal acusación es inadmisible e injuriosa.

Página 11 Editorial en página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1977