La selección femenina de waterpolo supera a China en cuartos

Las españolas alcanzan las semifinales tras vencer 11-7 en un partido que siempre controlaron

La española Bea Ortiz marca el 1-0.
La española Bea Ortiz marca el 1-0.Fernando Bizerra (EFE)

Doce de las 546 medallas olímpicas que logró China en su historia fueron en deportes de equipo. La asociación no es el fuerte de los chinos. Ni de las chinas. Tampoco en el agua, donde la conformación más o menos artificial de una selección de waterpolo femenino para disputar los Juegos de Pekín, en 2008, dio como resultado el conjunto aparente pero irregular que cayó contra España en los cuartos de final de los Juegos de Tokio. A la selección de Pili Pena, Laura Ester y las hermanas Espar les bastó el primer cuarto de partido para encauzar una eliminatoria que las sitúa en semifinales. El 11-7 del marcador confirmó el control de las expertas españolas.

Petar Porobic, el seleccionador montenegrino que dirige China, maldecía en el borde de la piscina cada vez que sus jugadoras se mostraban incapaces de perforar la defensa que ordenaba Laura Ester. Desesperado, el hombre juraba en algún dialecto balcánico, ininteligible para sus jugadoras, que solo recibían sus indicaciones por vía de un traductor.

La falta de fluidez en la comunicación se trasladaba a la piscina, donde China fatigaba por mover la pelota con precisión frente a una defensa que no paraba de moverse a toda velocidad. La presión de las españolas provocó pérdidas y malhumor en sus rivales, más lentas, menos resistentes, y expuestas desde las primeras jugadas al rigor de Paula Leiton y Maica García en las dos áreas. China solo pudo convertir dos de ocho oportunidades con una nadadora de más. Ni con dos de más consiguió realizar su ocasión de gol, en una llamativa acción del tercer cuarto. La fiereza de la defensa española, por arriba y por debajo del agua, resultó intimidante.

España aprovechó la primera superioridad, cortesía de una escaramuza de Leiton, para que Roser Tarragó habilitara a Bea Ortiz. La jugadora de Tarrasa amagó a la izquierda y pegó el latigazo hacia la derecha. El balón entró por el palo izquierdo de la veloz portera china tras engañar a toda la defensa. Sobre el 1-0 España cimentó su escapada.

La respuesta de Yiwen Lu (1-1), en una acción individual, no contuvo la marea. Irene González (2-1) y la propia Tarragó (3-1) castigaron a sus rivales antes de que Maica García metiera el gol del partido. Asistida con un globito por Tarragó, la boya española se deshizo del agarre de su marcadora, cogió la pelota y se giró con un golpe de cintura imparable para las cuatro defensoras y la portera que acudieron a sofocarla.

El 4-1 fue un golpe devastador para la moral del equipo chino. El primer cuarto de ocho minutos acabó 5-2. Los tres cuartos que le restaron al partido constituyeron un largo pasaje administrativo, tranquilamente gestionado por las españolas, especialmente por Judith Forca, que lució su muñeca en cuatro goles.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción