Eurocopa Fase de grupos
Finalizado
Hungría
Hungría
1
46' Attila Fiola
1
1
Árbitro: Michael Oliver
Francia
65' Griezmann
1
Francia
Eurocopa

Francia sigue atascada

El grupo de Deschamps sufre para empatar ante Hungría con un tanto de Griezmann y otra tarde desconcertante de Benzema y Mbappé

Griezmann marca el gol de Francia.
Griezmann marca el gol de Francia.Robert Michael / GTRES

Francia profundizó en Budapest en los mismos problemas que afloraron en Múnich. Si en el primer partido se impuso gracias a un gol en propia puerta de Hummels, frente a Hungría no pasó del empate ante una selección que alterna entre la tercera y la cuarta categoría del fútbol europeo. La dirige Marco Rossi, que se confiesa discípulo de Bielsa y que, haciendo honor a su profeta, resolvió abandonar toda especulación y poner a sus diez Aurtenetxes a presionar en todo el campo para intentar desmontar al campeón mundial por la vía de los duelos mano a mano. Lo insólito fue la respuesta de Francia al 1-0 en contra. El equipo de Deschamps, de lejos la plantilla más potente del torneo, se mostró incapaz de responder con precisión ni en ataque elaborado ni en transiciones rápidas, a pesar de que su adversario —desaforado— le liberó grandes praderas. De los 19 tiros de Francia, solo cuatro fueron entre los tres palos.

Deschamps esperaba que Hungría se fortificara en su área, como hizo contra Portugal. Prevenido de que necesitaba abrir el campo, sustituyó a Lucas Hernández, un central nato, por Digne, un lateral que se maneja mejor en espacios cortos. Pero desde el minuto uno fue evidente que Hungría se había metamorfoseado. Tal vez porque Rossi interpretó que el cerrojo de la primera jornada no les había valido más que para encajar un 0-3. El técnico italiano empujó a sus jugadores a soltarse y demostrar que sabían hacer algo más que achicar hacia atrás.

Hungría
HUN
1
-
1
FRA
Francia
Hungría
Gulacsi, Endre Botka, Attila Szalai, Willi Orban, Adam Nagy, Andras Schafer (Tamas Cseri, min. 74), Nego, Attila Fiola, Kleinheisler (Gergö Lovrencsics, min. 83), Roland Sallai y Szalai (Nikolić, min. 25)
Francia
Lloris, Varane, Benjamin Pavard, Digne, Kimpembe, Pogba (Tolisso, min. 75), Kante, Rabiot (Ousmane Dembélé, min. 56), Kylian Mbappe, Griezmann y Benzema (Giroud, min. 75)
Goles
1-0 min. 46: Attila Fiola. 1-1 min. 65: Griezmann.
Árbitro
Michael Oliver
Benjamin Pavard (min. 9) y Endre Botka (min. 51)

Hungría comenzó a desplegarse con hasta seis hombres por delante del balón. Conducidos por Nagy, pusieron en práctica todo aquello que está catalogado como imprudencia temeraria ante Francia, la selección que mejor contragolpea en el mundo. Durante 20 minutos, la respuesta de Digne, Pogba, Kanté y Rabiot resultó lo suficientemente animada como para contener los contragolpes rivales y alimentar a sus delanteros. Fue entonces cuando Griezmann puso a prueba a Gulácsi con un tiro a bocajarro que se convirtió en el único disparo a puerta del equipo visitante durante más de una hora. En el vaivén de equipos que corrían de área a área, con la defensa húngara deshilachada, Mbappé dispuso de tres remates nítidos. Cabeceó dos balones fuera, a pase de Digne y Benzema, y concluyó con un disparo al banderín de córner una acción individual en la que se deshizo de dos marcadores al borde del área. Benzema dispuso de otra oportunidad, un centro que conectó con el tobillo y envió sobre la línea de fondo.

Hungría no se desanimó ni ante la pérdida de su capitán, el gigante Ádám Szalai, retirado por un golpe en la cabeza. Al filo del descanso encontró la brecha por la banda de Pavard, mal cubierto por Varane en una pared que Fiola tiró con Schafer antes de quedarse solo con Lloris. El carrilero definió sin que Kimpembe acudiera a interponerse.

La reanudación y el calor sofocante hizo pensar en un repliegue local. Sucedió al revés. Levantado en volandas por un estadio a rebosar de aficionados inflamados de ardor patriótico, el equipo fue a por el 3-0 antes de meter el 2-0. La circulación de balón alcanzó tal velocidad, y los húngaros tal nivel de osadía, que Botka, como si jugara en el patio de su casa, se inmortalizó tirándole un caño a Mbappé.

Kylian Mbappé es el jugador con más y mejores condiciones del mundo. Esto, sin embargo, no le convierte de por sí en el mejor jugador que existe. Seguramente lo consiga, si se empeña. En Budapest se le vio despreocupado, proclive a recrearse con el tacón y exhibiendo gestos ornamentales que derivaron en pérdidas reiteradas en el mediocampo. Su contribución fue apenas menos banal que la de Benzema, que dio muestras de incomodidad y agotamiento físico en un partido cuyo ritmo lo superó muy pronto.

Desorientada en el intercambio de golpes, Francia empató del modo más insospechado. A la contra, cuando Hungría iba lanzada y Lloris sacó de portería con un pelotazo que bajó Mbappé a trompicones antes de centrar. Hubo un rechace de la defensa y el balón fue a los pies de Griezmann, que lo empujó a la red. Lo más notable del gol fue la celebración: cada uno lo festejó por su cuenta. Benzema no pareció entusiasmado.

Menos entusiasmo mostró Mbappé cuando vio que Deschamps retiraba a Benzema, su nuevo compadre, para meter a Giroud, que la semana pasada le acusó de hacerle el vacío. Los disensos en el seno del camerino se reflejaron en la falta de actitud de los jugadores para ir a buscar los tres puntos cuando salieron Pogba y Rabiot y entraron Tolisso y Dembélé. Un tiro al palo de Dembélé, que luego se retiró lesionado, y una dejada de Giroud que Mbappé malbarató contra el muñeco, fueron toda la producción del ataque más publicitado del verano.

Francia no disipa incógnitas sino que las acumula. Se jugará la clasificación en la última jornada, contra Portugal, que viene de perder ante Alemania (2-4) y necesita desesperadamente los tres puntos.


Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50