Xavi le trae suerte al Barça

Los azulgrana se aprovechan de la ineficacia del Villarreal para ganar su primer partido en cancha contraria con los goles de De Jong, Memphis y Coutinho

Memphis Depay supera a Estupiñán en la acción del segundo gol del Barcelona ante el Villarreal.
Memphis Depay supera a Estupiñán en la acción del segundo gol del Barcelona ante el Villarreal.Aitor Alcalde (Getty Images)

El Barça de Xavi trepa por la Liga partido a partido, gol a gol, adicto a las victorias sufridas y afortunadas, igual de contento en Villarreal que en el derbi Camp Nou. El Villarreal fue todavía mejor samaritano que el Espanyol. Los azulgrana se encontraron con dos goles sorpresa cuando en La Cerámica se anunciaba el éxito del Villarreal, más negado en las áreas que el Barça. El partido fue tan racheado y descosido, muestra de la inestabilidad de los contendientes, que se pudo dar cualquier resultado en La Cerámica.

VLLVillarreal
Villarreal
1
Rulli, Pau Torres, Albiol, Juan Foyth, Alfonso Pedraza (Estupiñán, min. 64), Parejo, Moi Gómez, Capoue, Yeremy Pino (Chukwueze, min. 64), Trigueros (Raba, min. 83) y Arnaut Danjuma
BCN Barcelona
3
Barcelona
Ter Stegen, Alba (Óscar Mingueza, min. 70), Ronald Araújo, Eric Garcia, Piqué, Busquets, Nico González (Coutinho, min. 79), Frenkie De Jong, Depay, Abdessamad Ezzalzouli (Ousmane Dembélé, min. 65) y Pablo Páez Gavira
Goles 0-1 min. 47: Frenkie De Jong. 1-1 min. 75: Chukwueze. 1-2 min. 87: Depay. 1-3 min. 93: Coutinho.
Árbitro César Soto Grado
Tarjetas amarillas Yeremy Pino (min. 25), Alba (min. 25), Piqué (min. 43) y Raba (min. 89)

Ambos equipos, sin embargo, parecían estar muy seguros de sí mismos, como si no les importara el plan del contrario, los dos interesados en el control y la posesión y necesitados también de goles y de puntos en la Liga. Los planes de Emery y de Xavi coincidían igualmente en la apuesta por los extremos y, sin embargo, tenían una diferencia sustancial: el Villarreal atacaba sin un delantero centro y el Barcelona defendía con tres centrales en una línea de cuatro con Eric García como lateral derecho en un 4-3-3.

No es el sitio natural de Eric. El zaguero concedió una oportunidad nada más comenzar en pleno despliegue del Barça. Hasta tres remates contaron los azulgrana en cinco minutos: un cabezazo de Abde tocó el larguero después de que el portero pusiera la mano; Memphis falló un tiro fácil a la salida de un buen regate y Gavi cruzó el esférico al poste izquierdo de Rulli. La velocidad y la intensidad desbordaban a un árbitro que omitió unas manos de Piqué en el área a tiro de Danjuma y no sancionó una entrada al tobillo de Parejo a Busquets.

No intervino el VAR y Abde continuó encarando desde la derecha con Memphis atento al juego entrelíneas, excelente en sus movimientos y fallón en una asistencia de De Jong. Las faltas se sucedían mientras tanto ante la permisividad del colegiado en una contienda de vértigo dirigida por los académicos medios del Barça. Apenas hubo noticias del Villarreal en 20 minutos porque Araujo se batía en un duelo estupendo con Danjuma. La falta de puntería, sin embargo, desanimó a los visitantes y habilitó al Villarreal.

El equipo de Emery enfrió el partido y desactivó al Barça. La dimisión azulgrana fue tan sorprendente como su activación inicial, sometido por un Villarreal muy bien empujado por Pedraza. Danjuma no encontró la portería por poco en dos ocasiones y Pau falló un gol cantado con Ter Stegen vencido, igual de desorientado que los medios y defensas de Xavi. Los azulgrana no ajustaron la presión ni encontraron la manera de sacar el balón ante el fútbol fuerte y compacto de un Villarreal disparado por el costado derecho del Barcelona

No defendía Abde ni cerraba Eric porque el central salía a la marca individual de Moi. No encontraba el Barça la manera de orientarse con el agujero abierto por el movimiento del volante para que percutieran Pedraza y Danjuma a partir del buen pie de Pau Torres, muy cómodo en el inicio del juego, no encimado por Memphis. Alcanzado el descanso, Xavi no tocó nada en defensa y buscó como vértice ofensivo a De Jong. La llegada del neerlandés fue decisiva porque marcó después de un centro de y rechazo de Rulli a tiro de Memphis. El VAR validó el 0-1.

El Barça rentabilizaba el descaro de Abde mientras seguía el desconcierto del árbitro, condescendiente con a Yéremi Pino. El equipo agradeció momentáneamente las correcciones de Xavi después de disponer una defensa al hombre, diez contra diez, que incomodó al Villarreal: Nico saltaba sobre Albiol y Memphis se quedaba con Pau. Moi, sin embargo, se mantenía como un verso suelto en la cancha y el Barça sangraba también por el costado de Alba.

La lesión del lateral y la entrada de Mingueza dejó al Barça con cuatro centrales al tiempo que despabilaba el Villarreal con Estupiñán y Chukwueze. La pelota quemaba tanto a pies de los azulgrana que encajaron el empate después de un saque de banda a favor que remató Chukwueze. El partido quedó parado para ser rematado por los muchachos de Emery. Las ocasiones de Danujma y Trigueros se sucedieron ante Ter Stegen. No había manera de jugar el cuero y el portero optó por sacar en largo para suerte de Memphis y desgracia de Estupiñán. El lateral habilitó al delantero y cayó el 1-2. El Villarreal se rindió y hasta concedió un penalti a Coutinho para el 1-3. Un marcador generoso para ilustrar la primera victoria azulgrana en campo ajeno en el peor partido del equipo de Xavi.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS