La Real Sociedad necesita goles ante el Mónaco

El equipo donostiarra es el quinto que más ocasiones genera en la Liga Europa, pero falla en el remate

Isak celebra su gol en el partido de la Real Sociedad contra el Athletic esta temporada.
Isak celebra su gol en el partido de la Real Sociedad contra el Athletic esta temporada.Juan Herrero (EFE)

La Real Sociedad tiene que ganar este jueves en Mónaco (21.00 horas), para seguir optando a la primera plaza del grupo B de la Liga Europa. Cualquier otro resultado le haría depender del conjunto monegasco en la última jornada, y en una competición remodelada, sería jugársela en treintaidosavos de final frente a un equipo que llega de la Champions. El tercero de cada grupo juega la Conference League. Así las cosas, la oportunidad de los donostiarras pasa por vencer, y para eso hace falta acertar en la portería rival, una asignatura que se le está resistiendo al grupo que dirige Imanol.

No tienen, los donostiarras, problemas para llegar al área contraria en Europa. De hecho, son el quinto equipo de la competición que más remates a portería ha realizado (67), por detrás del Nápoles (88), Leverkusen (73), Braga (72) y Olympique Lyon (70), pero a diferencia de esos equipos que también ocupan los primeros lugares del ránking en cuanto a goles marcados, la Real solo ha sumado cinco tantos en los cuatro partidos que ha disputado y es decimoquinto en efectividad goleadora. Los realistas han disparado tres veces a los palos y dos más al larguero. Los fríos números hablan de 19 tiros entre los palos, 25 fuera y 23 en los que intervino el portero visitante, para detener o despejar balones.

El ejemplo paradigmático fue el último choque ante el Sturm. La Real Sociedad bombardeó la portería austríaca. Ensayó 30 disparos y el guardameta rival hizo 13 paradas. Al final, en una de las escasas ocasiones en las que el Sturm se acercó a la meta de Remiro, consiguió un gol que le sirvió para empatar el partido, pero sucedió algo parecido en el choque jugado en Austria, donde los realistas ganaron con un solitario gol de Isak después de triplicar los remates del equipo local.

En la Liga, la Real tampoco es el equipo exuberante de las dos campañas anteriores, aunque defensivamente es un muro. Solo ha encajado un gol en Anoeta en el torneo doméstico, pero la media de goles ha bajado a 1,3 por partido, a pesar de que el equipo genera oportunidades; en Europa sobre todo a través de Januzaj, que es el quinto jugador de la Liga Europa con más remates (13) y el tercero que más veces se ha topado con el portero contrario (4). Además, el belga es el futbolista de la segunda competición europea que más centros al área ha efectuado, 45; de ellos, 21 veces ha encontrado rematador. Además, ha sacado los 28 córners que ha botado la Real. Sobre Januzaj se han cebado los defensas rivales y ya es el tercero en la lista de jugadores que más faltas ha sufrido (12).

De hecho, las estadísticas europeas de la Real hablan de un equipo bastante equilibrado. El quinto en posesión del balón (58%), el octavo en número de pases, el tercero en centros al área (189), aunque esté lejos de los mejores en balones recuperados (129), pero su ineficacia en el remate le está pasando factura en Europa. La buena noticia para Imanol es que su referencia en ataque, Mikel Oyarzabal, que ya jugó algunos minutos frente al Valencia (0-0), podría ser titular ante el Mónaco. “Está para serlo”, dijo el técnico tras el partido del domingo, aunque prefirió reservar al eibarrés, porque sabe que se la juega en el Principado. A la cita europea también acudirá convocado Asier Illarramendi después de muchos meses. También entraron en la convocatoria Zubeldia y Guridi, bajas en las anteriores semanas. En el estadio Luis II de Mónaco no estará Cesc Fábregas, lesionado en un equipo que en la última jornada de Liga empató en casa con el Lille.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS