EUROLIGA

El Baskonia se postula para el ‘playoff’

El equipo vitoriano neutraliza al Armani Milán (86-69) con un recital defensivo de Sedekerskis

Polonara y Giedraitis frenan el avance de Shieldss, con LeDay a la izquierda.
Polonara y Giedraitis frenan el avance de Shieldss, con LeDay a la izquierda.David Aguilar / EFE
Euroliga
Finalizado
TD Systems Baskonia
TD Systems Baskonia
86
69
Milan
Milan
10 - 16
23 - 16
27 - 13
26 - 24
Fernando Buesa Arena

A veces, los números no lo dicen todo. En el Buesa Arena de Vitoria, el premio al mejor jugador del partido se lo llevó Achille Polonara, que acabó con 28 de valoración –17 puntos, 13 rebotes, 4 asistencias–. Cerca de él, Henry y Giedraitis completaron 40 minutos brillantes, que dieron para que su equipo, el Baskonia, le ganara al Armani Milán y siga con posibilidades de meterse entre los ocho primeros, empatado como está ahora a 17 victorias con el Zenit y el Valencia.

Pero en las estadísticas no figuran los intangibles, el sudor y el sacrificio en aspectos que no computan al final, y ahí, en esa tesitura se encuentra Tadas Sedekerskis, que completó cifras discretas (9 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias), pero cuya labor defensiva resultó impagable. Intimidó, tapó espacios, robó y ayudó a sus compañeros en los bloqueos. Contribuyó a que los cañoneros de Milán se quedaran bajo mínimos. Su trabajo no figura en las hojas oficiales de los partidos, pero si el Baskonia ganó en el Buesa, se debe en gran parte a su labor estajanovista. Lo vio enseguida Dusko Ivanovic, que le dio más minutos que nunca. Fue, por detrás de Polonara y Giedraitis, el que más jugó. Y el técnico del Baskonia no regala nada. A nadie.

Culminó Sedekerskis un trabajo coral, porque la defensa fue, con mucho, lo mejor del Baskonia, que se atascó en ataque en los primeros minutos, aunque no permitió que los italianos desplegaran sus mejores galas atacantes. El Baskonia llegó al descanso con una ventaja mínima (33-32), un marcador pobre que se explica bien mirando las estadísticas.

El Chacho, sin relevo

Los hombres de Ivanovic fallaron trece de los catorce lanzamientos triples que intentaron, aunque estuvieron bien bajo los aros y mejor en el rebote. Se llevaron 24, siete más que el Milán. Los de Messina obtuvieron porcentajes muy pobres en los tiros de dos aunque se sostuvieron en pie gracias a los tiros de tres, porque se sentían incómodos cerca de la canasta, con una estricta defensa del Baskonia que atenazó a los milaneses. Sergio Rodríguez mantuvo la llama de su equipo con un par de triples, pero cuando perdió fuelle, nadie tomó el relevo.

En el comienzo del segundo cuarto, el equipo visitante tardó más de cuatro minutos en anotar. Esa fue la tónica del partido. Hombres como Shavon Shields, de muñeca fácil, se quedaron casi secos. El estadounidense anotó su primera canasta mediado el tercer cuarto. El Milán anotó 16 puntos en cada uno de los dos primeros cuartos y sólo 13 en el tercero, en el que se despegó el Baskonia, que llegó a alcanzar los 20 puntos de diferencia en el tramo final.

Sólo en los minutos de la basura se relajaron en defensa los vitorianos, aunque no demasiado. Mantuvieron a raya a su rival y sumaron una victoria —la octava en los nueve últimos partidos— que es oro puro y les mantiene en la pelea, dentro de una clase media de la Euroliga en la que no se vislumbra quién puede clasificarse para los cuartos de final cuando quedan tres jornadas para el final de la competición regular.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50