Una soberbia canasta de Mirotic liquida al CSKA sobre la bocina

La estrella del Barça decide un triunfo basado en su pegada, la de Higgins y la efectividad en los triples

Mirotic trata de taponar a Mike James.
Mirotic trata de taponar a Mike James.SERGEI ILNITSKY (EFE)

Mirotic decidió para el Barça el trepidante duelo que libró en Moscú. La extraordinaria acción de la estrella azulgrana zanjó la contienda ante el CSKA cuando ya se presentía una prórroga. Quedaban cinco segundos y cuatro décimas cuando Mike James anotó el triple que igualó el marcador a 80 puntos. La jugada del Barça fue elemental. Delaney sacó de banda en la zona de ataque del CSKA. Le entregó el balón a Mirotic, en el flanco izquierdo. El montenegrino hizo una finta y dio una vuelta sobre sí mismo para ganarse el espacio suficiente ante el hombre que le defendía, Howard Sant-Roos. Su tiro desde la esquina entró y el Barça cantó una victoria que le sirve para abrir brecha respecto al equipo moscovita y le acerca a su objetivo de disputar los playoffs de cuartos de final con el factor cancha a favor.

El Barça volvió a atravesar por todos los estadios posibles durante el partido. Empezó al galope, con un 0-7 y un 9-18. Los triples de Claver y Hanga abrieron el juego, pero el CSKA se recuperó en un visto y no visto, con un parcial de 13-0 que puso el 22-18 en el marcador. El cuadro azulgrana empezó a sufrir con las constantes penetraciones de Mike James, Bolomboy y las arremetidas de Hines en el interior de la zona.,

CSKA, 80; BARÇA, 82

CSKA Moscú: Mike James (9), Baker (2), Kurbanov (11), Voigtmann (0), Hines (10) –equipo inicial-; Bolomboy (6), Strelnieks (2), Hackett (17), Sant-Roos (0), Koufos (6) y Hilliard (14).

Barça: Hanga (5), Higgins (17), Claver (3), Mirotic (23), Tomic (2) –equipo inicial-; Davies (14), Pau Ribas (0), Oriola (3), Abrines (0), Delaney (6) y Kuric (7).

Parciales: 15-18, 25-19, 20-26 y 20-19.

Árbitros: Lottermoser, Christodoulou y Nikolic. Señalaron una falta técnica a Mike James.

Megasport Arena de Moscú. 11.365 espectadores.

Sufrió lo suyo Tomic, que acumuló pronto tres faltas. No entraron con buen pie Abrines y Oriola. El CSKA se adueñó del escenario y puso el 33-26 en el marcador. El Barça mejoró en defensa y empezó a exprimir la ventaja que le daban las acciones de Mirotic y Higgins. Se entonó también Delaney y el partido transcurrió por una fase de mucha igualdad, porque Hackett también causó muchos estropicios en la defensa del Barça.

El equipo azulgrana, tras un triple de Kuric, varias acciones de Higgins, y un parcial de 0-8 entró en los tres últimos minutos con una ligera ventaja (72-76). Pero el CSKA fue limando la ventaja hasta neutralizarla con el triple desde la esquina de Mike James cuando faltaban poco más de cinco segundos para el final. Quedaba esa última acción, el escenario ideal para Mirotic.

Más información
Un Real Madrid camaleónico rinde al Panathinaikos
El Barça resucita en Atenas

El cuadro de Pesic hizo valer su efectividad en los triples, con un 48% de acierto y 12 dianas, cuatro de ellas de un sorprendente Brandon Davies, infalible desde la distancia. La pegada de Mirotic, con 23 puntos y 8 rebotes, y Higgins, con 17 puntos, permitió a su equipo neutralizar el potente juego de transición y penetraciones del CSKA y los alardes de Hackett y Hilliard.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS