Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irlanda y Gales golpean primero en el Seis Naciones

El XV del Trébol resiste a una agresiva Escocia en Dublín (19-12) y los campeones superan holgadamente a Italia (42-0)

Torneo Seis Naciones
El irlandés CJ Stander es placado por los escoceses Rory Sutherland y Scott Cummings. AP

Stuart Hogg, ejecutor inmisericorde donde los haya, falla el equivalente a un gol a puerta vacía. Recibe el balón y trata de posarlo a una mano, sin lanzarse al suelo, pero se le escapa el oval. La acción es tan dura de asimilar que durante unos segundos mantiene la ficción y se abraza con sus compañeros escoceses, que no contemplaban otro escenario que el ensayo. Pero sabe que la revisión por vídeo mostrará segundos después sus vergüenzas. Con esa bala malgastada, volvió a caer una brava Escocia en Dublín.

El cambio en el casting no supone un cambio de guion en el Seis Naciones. El calendario inaugural del sábado vio cómo alumbraban nuevos proyectos en Gales e Irlanda, ganadores de las dos últimos torneos y seis de los últimos ocho. El estreno sirvió de pretemporada al XV del Dragón, con el neozelandés Wayne Pivac como seleccionador, ante una Italia plana. Más complicado lo tuvo Irlanda, que sobrevivió a una peleona Escocia en el debut del técnico Andy Farrell. La jornada se completa este domingo con el Francia-Inglaterra (16:00 horas).

Irlanda mantuvo los síntomas de incertidumbre con los que terminó el pasado Mundial. Sigue funcionando lo de siempre, la bisagra que forman Sexton y Murray, el poderío de su delantera y alguna escaramuza de Larmour o Aki. Escocia preparó a la perfección el partido, pero perdonó demasiado. La mala suerte del XV del Cardo es otro sino de los guiones del clásico del norte. Gales, que defiende ‘Grand Slam’ y rozó la final del Mundial, se limitó a engrasar sus piezas, con Faletau de vuelta a la tercera y una trasera explosiva

Escocia se quitó el sambenito de pésimo visitante y salió con personalidad a Dublín, sede de su último triunfo foráneo de prestigio en un Seis Naciones, en 2010. Dominaron el territorio y causaron verdaderos problemas a los irlandeses en la melé, uno de sus puntos fuertes. Así sacaron los dos primeros golpes de castigo, que Adam Hastings convirtió en puntos. Solo la indisciplina en momentos puntuales frustró una actuación muy meritoria de los escoceses. Circunstancia feliz para Irlanda, por momentos sometida, que se marchó por delante al descanso (10-6) gracias a un ensayo tempranero de Sexton, asistido por Murray tras una secuencia trabajada por su delantera.

El paso por vestuarios no palió el dominio escocés en la melé en un día apoteósico del pilier Zander Fagerson. Tampoco sus indisciplinas, que permitieron a Irlanda anotar una temprana patada y ampliar su renta a siete puntos. En ese limbo se mantuvo el partido tras el fiasco de Hogg. Pero Escocia murió en campo irlandés y tuvo la opción de empatar con una secuencia de su delantera que Irlanda, estoica, resistió a centímetros de la zona de ensayo durante dos minutos. Tras una infinidad de fases, los escoceses cometieron un golpe por retención y los irlandeses celebraron eufóricos la acción que significa su supervivencia.

En Cardiff, Gales cumplió el pronóstico ante una Italia que no dio síntomas de esperanza en Cardiff en la que fue su vigésimo tercera derrota seguida en el torneo. Los galeses canjearon los primeros golpes de castigo con patadas a palos y abrieron la primera brecha pasado el cuarto de hora con el ensayo de Josh Adams, que estiró cuando a la banda y posó antes de que la última guarnición italiana le sacara del campo. El propio Adams anotaría la siguiente marca galesa tras un pase de virtuoso de Dan Biggar por debajo de las piernas.

Sin margen de reacción, Italia no ofreció siquiera la frescura de sus tres cuartos. A cambio, fue más solvente en defensa, pero no logró evitar que los galeses sumaran el punto bonus de los cuatro ensayos. Lo haría George North, todo un veterano en su décimo año con la selección. El ala, que vio cómo le anulaban su primer ensayo en la revisión, posó agarrado por su capitán, Alun Wyn Jones, que le trasladó como un suricato. Con el tiempo ya cumplido, Adams completó su triplete.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >