Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid se crece ante el Maccabi

Campazzo, Randolph y Tavares sellan el triunfo del conjunto de Laso en Tel Aviv (77-81) y cortan una secuencia de tres derrotas

Tavares corta el pase de Caloiaro
Tavares corta el pase de Caloiaro euroleague
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Con la competente dirección Campazzo, la frialdad anotadora de Randolph y la intimidación hercúlea de Tavares, el Real Madrid derritió al Maccabi y logró en Tel Aviv su 16º triunfo en 22 jornadas de la Euroliga. En un partido peleado hasta los segundos finales, los de Laso cortaron su secuencia de tres derrotas continentales consecutivas y mejoraron con creces la irregular imagen ofrecida en las dos semanas precedentes. Once puntos, ocho asistencias y un triple crucial del Facu, una espectacular puesta en escena de Randolph en su reaparición (19 puntos y 7 rebotes) y el trabajo gigantesco de Tavares en la pintura (10 rebotes y cinco tapones) valieron para conquistar Tel Aviv a pesar del 5 de 20 en triples y las 18 pérdidas de balón madridistas. La solvencia gremial de los blancos quedó reflejada en los 105 créditos de valoración de los visitantes frente a los 56 del Maccabi. Sufrimiento y solvencia para una conquista tan prestigiosa como balsámica. Nadie había ganado esta temporada en la pista del Maccabi en la Euroliga.

Recuperaba Laso a todos sus efectivos para la visita a Tel Aviv. Dejó el técnico madridista en casa a Felipe Reyes, Mejri y Nakic y descartó para el duelo ante el Maccabi a Garuba. Por primera vez en toda la temporada, la salud del elenco blanco permitía una holgada gestión de recursos sin el condicionante de las lesiones y, uno de los más anhelados en la racha de cuatro derrotas consecutivas (CSKA, Khimki, Baskonia y Efes), regresó con fuerza. En su primera participación del año, Anthony Randolph se presentó ante el conjunto israelí con 13 puntos y cinco rebotes en los primeros ocho minutos para revitalizar a su equipo. Se jugaba el Madrid evitar el cuarto traspié continental que hubiera supuesto su peor contabilidad en 15 años y, en territorio comanche, salió firme y comprometido con la causa.

A la espera de Amar’e Stoudemire, que debutó de forma intrascendente mediado el segundo cuarto, el Maccabi aguantó el pulso con los puntos de Wilbekin (21 al final), la polivalencia de Bryant y la solvencia de Avdija. Y, mientras el Madrid se acostumbraba a vivir sin Randolph durante sus viajes al banquillo, los amarillos ensayaron sin éxito el primer demarraje. Del 21-21 del minuto 11 se pasó al 31-23 apenas seis más tarde pero, con una implicación coral y la aportación anotadora de Thompkins, Causeur y Taylor, los de Laso reforzaron su planteamiento. El rebote ofensivo del Maccabi, las pérdidas de balón y el mustio porcentaje de triples (3 de 11 en la primera mitad) lastraron momentáneamente las aspiraciones madridistas. Pero, entre sumas y restas, la mirada a la estadística dejaba una paradoja antes del viaje a vestuarios. El marcador reflejaba un ajustado 38-36 para los locales; mientras que el apartado de valoración contaba un 27-45 para los visitantes.

MACCABI, 77; REAL MADRID, 81

Maccabi de Tel Aviv: Wilbekin (21), Bryant (5), Caloiaro (2), Acy (9) y Hunter (8) —quinteto inicial—; Reynolds (4), J. Cohen (8), Avdija (7), Jackson (2), Dorsey (9), S. Cohen (0) y Stoudemire (2).

Real Madrid: Campazzo (11), Causeur (12), Deck (4), Randolph (19) y Tavares (11) —quinteto inicial—; Llull (5), Laprovittola (-), Rudy Fernández (0), Carroll (0), Mickey (2), Taylor (5) y Thompkins (12).

Parciales: 19-21, 19-15, 11-21, 28-24.

Árbitros: Lamonica, Rocha y Nikolic. Sin eliminados.

Menora Mivtachim Arena: 10.689 espectadores.

No era casualidad. En la reanudación, Campazzo, Causeur, Deck, Randolph y Tavares retomaron su puesta en escena y el Madrid descargó un chaparrón de 4-15 en los cinco primeros minutos del tercer cuarto que marcó tendencia. El tercer triple de Randolph en seis intentos desató el optimismo del cuadro de Laso (42-51, m. 25). Comenzó a carburar la conexión Campazzo-Tavares y, a la intimidación del caboverdiano (derritiendo a Hunter a base de tapones), se unieron la influencia de Causeur y la mencionada inspiración de Randolph. Enfrente, un renqueante Wilbekin se convirtió en la única solución en ataque para los de Sfairopoulos. Sin embargo, con Jake Cohen como protagonista inopinado, el Maccabi se agarró a la cornisa. La primera embestida israelí dejó el 49-57 en un 58-59 a falta de ocho minutos. Se recompuso el Madrid y volvió a dar un estirón con los primeros puntos de Llull (58-66 a 5m 48s). Pero, con Acy y Wilbekin al frente, insistió el Maccabi. Un triple providencial de Campazzo a 1m 20s del final (nueve puntos del Facu en los dos últimos minutos) puso en valor el descomunal trabajo de Tavares en la pintura y otorgó al Madrid su 16º triunfo en 22 jornadas de la Euroliga para interrumpir una secuencia de tres derrotas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información