europeo femenino de balonmano

A España no le alcanza con el ardor guerrero

La selección cae ante Francia (26-25) tras un arreón final y se queda fuera de las medallas del Europeo cuando aún faltan dos partidos de la segunda fase

Alicia Fernández trata de progresar ante la defensa francesa.
Alicia Fernández trata de progresar ante la defensa francesa.Henning Bagger / EFE

España se quedó sin aire en el Europeo. Cayó contra Francia (26-25) y las medallas ya son un imposible para ella. La selección entró en la segunda fase a trancas y barrancas, sin margen de error, y se quebró definitivamente pese al empujón final de orgullo cuando se vio perdida. Los enfrentamientos contra Dinamarca (domingo) y Montenegro (martes) no servirán para pensar en los metales.

El ardor guerrero resultó insuficiente en un campeonato tan caro. Le condujo a la única victoria que ha atrapado de momento, ante un equipo inferior como la República Checa, y a apretar in extremis a Francia, su particular ogro, centro de casi todas sus pesadillas en los últimos tiempos. Pero no le bastó. Salvo los pasajes que apelaron a lo emotivo, hubo pocas huellas del equipo que se colgó la plata mundial hace un año.

En las condiciones extraordinarias del covid, las jugadoras de Carlos Viver se quedaron cortas, especialmente en ataque, arruinadas por las pérdidas (14 ante Francia, 65 en todo el Europeo), colgadas de Carmen Martín (nueve goles este jueves, 27 en total) y huérfanas del lanzamiento exterior de Shandy Barbosa, lesionada dos semanas antes de coger el avión. Este paso tan agrio por Dinamarca se produce a solo tres meses del Preolímpico que se disputará en Lliria, una cita sin red, y a 12 meses del Mundial que organizará España.

Si había una misión clara para poder mirar a los ojos a Francia era minimizar las pérdidas, pero lo mismo dio. España se plantó en la segunda fase como líder de este apartado (51) y, mediada la primera parte, ya acumulaba seis balones al limbo, el doble que su rival. Aun así, a las galas les costó coger la velocidad de crucero y eso permitió a las Guerreras hacer la goma. Sin embargo, en cuanto Francia subió el ritmo, marcó distancias (16-10 al descanso).

Como hasta entonces en el torneo, seguían faltando argumentos en ataque. La selección continuaba agarrada a los siete metros convertidos por Carmen Martín (cuatro hasta el intermedio, casi la mitad de los tantos del equipo), pero, más allá de la capitana, no había muchos más caladeros ofensivos: Nerea Pena y un poco de Mireya González. Las jugadoras de Viver se afanaban, se empleaban en defensa, pero faltaban cosas para la empresa que tenían delante. La paella tenía más arroz que carne. Y tampoco la portería daba un salto de calidad. Entre Merche Castellanos, que salió de inicio, y Silvia Navarro apenas llegaban al 16% de acierto, un porcentaje muy pobre. En el otro lado, Leynaud cumplía con un 31%.

El inicio de la segunda mitad ahondó en la brecha: Flippes puso la máxima diferencia (17-10) y, al siguiente ataque, se produjo otra pérdida de España. Aquello sonó al adiós definitivo pese a que todavía quedaban 29 minutos. El lenguaje gestual delataba a ambos conjuntos. Y tan claro lo vio Francia que, a falta de 15 minutos, se marchó de Herning. Empezó a cometer errores (12 pérdidas tras el descanso) y la selección, carente de solidez pero no de insistencia, se coló en el partido. Del 20-13 del minuto 42 se pasó al 21-20 del 50.

En la pista estaban en esos momentos Arderius, Gassama, Carmen Campos y Alicia Fernández, integrantes de la unidad b. Con ellas la selección fue escalando y ya se quedó hasta el final. Francia le había perdido el hilo al encuentro, pero tampoco es la República Checa, que en un escenario similar pasó del blanco al negro sin respuestas. Las galas encontraron las suficientes para sobrevivir. Lacrabere despertó a las suyas tras seis minutos secas con dos tantos seguidos (23-20) y justo en ese instante ocurrió lo nunca visto hasta entonces: Carmen Martín falló un siete metros tras 18 aciertos consecutivos. Lo volvió a intentar Gassama (23-22), pero la parada de Leynaud a Carmen Campos a las puertas del último minuto cerró el litigio. Francia sigue siendo un muro insalvable. España tuvo reacción, pero le faltó sustancia.

Francia, 26 - España, 25

Francia: Amandine Leynaud, Cleopatre Darleux, Meline Nocandy (1), Pauline Coatanea, Chloe Valentini (2), Grace Zaadi Deuna (4), Aissatou Kouyate, Kalidiatou Niakate (3), Siraba Demebele (4), Oceane Sercien (1), Laura Flippes (1), Orlane Kanor (1), Beatrice Edwige, Pauletta Foppa (2), Estelle Nze (2), Alexandra Lacrabere (5).

España: Silvia Navarro, Mercedes Castellanos; Marta López (1), Carmen Martín (9), Carmen Campos (3), Silvia Arderius (2), Jénnifer Gutiérrez (2), Nerea Pena (1), Lara González (2), Soledad López, Kaba Gassama (2), Alicia Fernández, Almudena Rodríguez, Ainhoa Hernández (1), Lysa Tchaptchet, Mireya González (2).

Parciales cada cinco minutos: 2-2, 5-3, 7-5, 10-8, 13-8, 16-10 --descanso-- 17-11, 18-12, 21-16, 22-20, 25-22, 26-25.

Árbitras: Malgorzata Lidacka y Urszula Lesiak. Excluyeron dos minutos a Kouyate, Niakate y Edwige por parte de Francia. Y a Ainhoa Hernández (2) y Carmen Martín en España.

Jyske Bank BOXEN de Herning.

Clasificación del grupo

Rusia (6 puntos), Francia (6), Dinamarca (2, un partido menos), Suecia (1, un partido menos), España (1), Montenegro (0)

Siguientes partidos de España: Dinamarca (domingo, 20.30) y Montenegro (martes, 16.00). Por Teledeporte

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50