SELECCIÓN ESPAÑOLA

La calma de Pau Torres

El joven central del Villarreal, a quien los técnicos han pedido más contundencia, destaca por su salida del balón y se asienta como la pareja defensiva de Ramos

Pau Torres, ante Yaremchuk en el Ucrania-España del pasado 13 de octubre en Kiev.
Pau Torres, ante Yaremchuk en el Ucrania-España del pasado 13 de octubre en Kiev.SERGEY DOLZHENKO / EFE

En la búsqueda por parte de Luis Enrique del espinazo de la selección, Pau Torres (Vila-real, 23 años) parece haberse consolidado como la pareja de Sergio Ramos. Bajo la dirección del técnico asturiano, Íñigo Martínez, Diego Llorente, Mario Hermoso y Eric García han optado al puesto de acompañante del capitán. Robert Moreno incluso contó durante su etapa al frente de la selección con Raúl Albiol.

La estatura (1,91 metros) de Pau Torres y su temple, pese a su juventud, para sacar la pelota jugada desde atrás han sido las virtudes que han aupado al central del Villarreal a la titularidad en La Roja. Su condición de zurdo también es un factor de peso en su irrupción junto a Ramos. “Por la lateralidad”, explica Luis Enrique, “jugar con un central diestro y otro zurdo me gusta. Pero no es determinante, si tuviéramos uno diestro mejor que Pau jugaría”.

Los técnicos que le han visto crecer en la cantera del Villarreal describen a un jugador que siempre ha mostrado una tranquilidad insultante en situaciones de riesgo. La misma que mostró cuando Javi Calleja le concedió la titularidad hace dos temporadas con el equipo coqueteando con el descenso. “De Pau me gusta su personalidad, nosotros jugamos desde atrás y necesitamos jugadores capaces de hacer pases de riesgo. También me gusta su sentido táctico”, abundó el seleccionador, que bromeó con una descripción que también se estila en el Villarreal, donde Pau Torres mantiene una vida que no se ha desviado de sus costumbres juveniles. Sale con la misma pandilla y frecuenta los mismos restaurantes de siempre. “Es alto, guapo y buen chaval”, dijo el técnico.

En su debe, a Pau Torres se le achacaba que esa misma calma para jugar con la pelota le mermaba, por oposición, su agresividad para ir a los cruces o a las anticipaciones. En el Villarreal los técnicos le han insistido con frecuencia en la necesidad de ser más contundente en esa faceta. En la federación observan una mejoría notable. “Pau ha demostrado que es un central con solvencia para jugar en la selección. Mejorar, todos los jugadores tienen facetas que mejorar”, advierte Luis Enrique. En el Villarreal aseguran que su paso por el Málaga, en Segunda División, le vino bien para adquirir una mayor contundencia y agresividad en las disputas.

El modelo de juego por el que ha optado Luis Enrique, jugar con la defensa a la altura del centro del campo para que el equipo sea corto y favorezca la presión adelantada, obliga a los centrales a estar muy atentos con los delanteros que el rival deja descolgados. Por eso es tan importante la anticipación tanto de Ramos como de Pau. “Presionar en campo contrario no acelera el partido, nosotros lo buscamos porque recuperamos el balón cerca de la portería, pero eso a veces puede dejar huecos a la espalda”, analiza el entrenador.

En estos siete partidos disputados desde el regreso de Luis Enrique, salvo en las victorias ante Ucrania (4-0) y Suiza (1-0) en Madrid, España ha concedido transiciones que han invitado a pensar que igual que empató con Alemania (1-1), Portugal (0-0) y Holanda (1-1), pudo haber perdido, como sucedió ante los ucranios en Kiev (1-0). En este encuentro encajó el gol en los minutos finales, cuando el equipo buscaba la victoria. Es cierto que también pudo ganar por las ocasiones que generó. Con más gol, la desorganización cuando se busca el triunfo en los últimos minutos no se daría.

Más información

Lo más visto en...

Top 50