la crisis del coronavirus

Comida en bolsas personalizadas y otra equipación en el descanso

El protocolo de LaLiga para el desarrollo de los encuentros a puerta cerrada contempla estrictas medidas sanitarias antes, durante y después de los partidos

Giménez y Lodi, durante el último entrenamiento del Atlético de Madrid, este viernes, en el Cerro del Espino de Majadahonda. En vídeo, las declaraciones del defensa brasileño en su regreso.(VÍDEO: ATLAS)

A falta de concretar si la reanudación de las competiciones ligueras será el 12 de junio, como desean los clubes y LaLiga, o una o dos semanas más tarde, como prefieren los jugadores y el Gobierno, la patronal ya tiene cerrado el protocolo de la vuelta a la competición a puerta cerrada. Este viernes fue presentado a los clubes en las juntas de división de Primera y Segunda división celebradas de manera telemática. El documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, está inspirado en el modelo seguido por la Bundesliga, que se reanuda este fin de semana. Se trata de una exigente batería de medidas que afectan a los equipos desde que salen del hotel de concentración hasta que regresan a ellos tras la disputa de los encuentros. Fuentes de LaLiga aseguran que este protocolo podrá ser modificado para su mejora si así se advirtiese durante la puesta en marcha del campeonato.

ESTADIO: TRES ZONAS

Los estadios quedarán divididos en tres zonas, verde, azul y roja. La zona verde y más delicada abarca desde la puerta exclusiva para jugadores y cuerpo técnico hasta el campo de juego. Están incluidos los vestuarios y todas sus salas. A esta zona tendrán acceso un total de 94 personas en Primera División (22 futbolistas titulares, 18 jugadores entre suplentes y descartados, 16 personas entre cuerpo técnico y médicos, recogepelotas, personal sanitario, cuidadores de césped, seguridad…) y 92 en Segunda. Toda la zona se desinfectará 24 horas antes del partido, incluidas las porterías. Los vestuarios y sus salas anexas, una vez desinfectados, se precintarán y solo podrán acceder a ellos los miembros del equipo que lo vayan a ocupar. Durante el encuentro, el personal de limpieza mantendrá la higiene de esta zona, haciendo especial hincapié en los pomos de las puertas, barandillas… El banquillo, que se ampliará para que también entren los no convocados manteniendo las distancias de seguridad, también se desinfectará en el descanso.

La zona azul es el resto del estadio y allí se instalarán 103 personas, en Primera, y 73 en Segunda, que acudan al palco, a la sala de seguridad de la UCO, cabina media coach, puntos de cámaras fija… En la zona roja, el exterior del estadio, se situarán los puntos de control para acceder al estadio, las unidades móviles, los aparcamientos de los vehículos y autobuses, etc. Ahí habrá un máximo de 32 personas en Primera y 32 en Segunda.

Habrá un responsable de seguridad que será la persona de contacto con el personal de LaLiga, con el equipo visitante y con el coordinador de seguridad de cada club. Este deberá enviar 48 horas antes del encuentro a la Dirección de Integridad la relación de las personas que accederán al estadio (jugadores, técnicos, directivos, médicos, utileros, operarios). Esta norma obliga a los entrenadores a dar una prelista de convocados dos días antes del partido.

TRES PUERTAS DE ACCESO

La puerta considerada como la entrada uno en los estadios será de uso exclusivo para jugadores, entrenadores y el equipo arbitral. Por la puerta dos entrará todo el personal que accederá al estadio para trabajar en los elementos de preparación para los partidos. La puerta tres es para el resto de personal.

En cualquiera de los accesos se harán controles de temperatura, se llevarán guantes y mascarillas y se portará el certificado de la última prueba médica realizada 24 horas antes del encuentro con resultado negativo. Una vez comprobado esto, se entregarán las credenciales de acceso.

HOTELES

Los hoteles de concentración estarán desinfectados y bunkerizados. Los desayunos, comidas y cenas se prepararán en recipientes individuales y estos, a su vez, en bolsas individuales con el nombre de cada jugador (o dorsal). Deberán ser recogidos por los jugadores en el comedor o en el espacio habilitado para tal efecto. Podrán consumirse en el comedor, manteniendo las distancias de seguridad de dos metros. El tiempo que los jugadores no estén entrenando deberán pasarlo en las habitaciones en las que deberá haber una caja de guantes y mascarillas. Las habitaciones no se limpiarán con el equipo en el hotel y deberán tener un mínimo suficiente de ventilación y sin caer en el uso excesivo del aire acondicionado, manteniendo una temperatura de 21ºC y humedad del 50-60%. En las salas de fisioterapia solo se podrá atender a un jugador. Se asignará un fisioterapeuta a un grupo de jugadores exclusivo y no trabajará con otro. Para las charlas tácticas se habilitará una sala lo suficientemente amplia para guardar las distancias de seguridad.

TREN, AVIÓN Y AUTOBÚS

Los desplazamientos para los partidos serán en tren, avión o autobús. Los autobuses tendrán que ser desinfectados, y serán siempre los mismos, así como los conductores. Estarán equipados con hidrogeles con alcohol, guantes y mascarillas, al igual que los aviones y los trenes. Si la expedición la componen más de 25 personas se deberán habilitar dos autobuses. No se mandarán autobuses lanzaderas de unas ciudades a otras; si se da este caso, se contratará una empresa de la ciudad de destino.

Para el transporte aéreo solo se podrán utilizar vuelos chárter. Toda la expedición y los miembros de la tripulación deberán llevar en todo momento los elementos de protección necesarios (al menos, mascarillas y guantes). La distancia entre los pasajeros durante todo el vuelo será de mínimo dos metros. El periodo de estancia en la terminal será el menor posible. No está permitido a la expedición acercarse a las tiendas comerciales de la terminal.

En los desplazamientos en tren se usará la contratación de AVE charter. No habrá servicio de cafetería, ni de catering a bordo. En cada fila de asientos se sentará una persona.

DÍA DE PARTIDO

El día del encuentro consta de una fase prepartido en la que se cumplirán las medidas para el acceso al estadio antes descritas. Los encargados de material de ambos equipos llegarán tres horas antes al estadio. Al llegar al vestuario y sus zonas anexas quitarán el precinto de las instalaciones y depositarán las equipaciones de cada jugador en una bolsa individualizada y desinfectada. En dos cubos de basura instalados para el caso, colocarán sendas bolsas de basura, en ellas se depositará la ropa sucia, cerrándolas y siendo trasladadas para su posterior tratamiento. Los elementos de hidratación (botellas de agua, refrescos, complejos vitamínicos) serán desechables y tendrán un identificativo de cada jugador.

El primer equipo en llegar será el local. En el supuesto de que los jugadores del equipo local se desplacen en sus vehículos particulares, se les marcará una horquilla horaria de llegada al campo. Todos los jugadores y miembros del staff técnico llegarán al estadio equipados con mascarilla y guantes. El equipo arbitral acreditará haber realizado sus pruebas médicas en las 24 horas antes. Si los miembros del equipo arbitral llegan de ciudades diferentes, se les habilitará una sala para cada uno de ellos.

Antes de saltar al calentamiento y al partido jugadores y árbitros se lavarán las manos con hidrogel alcohólico. Se suprime cualquier acto protocolario (saludos con las manos, abrazos y fotos de equipos). Al descanso todos volverán a lavarse las manos y deberán cambiar su equipación al completo. Al término del partido se recomienda la no acumulación de excesivos jugadores en las duchas al mismo tiempo. En el caso de las pruebas anti-dopaje se habilitará (en todos aquellos campos donde sea posible) una segunda sala para llevar a cabo el examen. Del mismo modo, se recomienda minimizar la estancia de los jugadores en el vestuario una vez concluido el encuentro. Las ruedas de prensa posteriores serán telemáticas.

Análisis por contactos en el campo de más de cinco minutos

El protocolo de LaLiga sobre el regreso del fútbol a puerta cerrada también recoge las actuaciones a realizar en el caso de que un jugador diera positivo durante la competición, uno de los puntos más conflictivos. En los anteriores documentos de la patronal no se especificaba. El jugador será aislado en su domicilio habitual y se procederá a la limpieza y desinfección de las instalaciones. También se analizará a todo su entorno personal una vez que sea identificado.

LaLiga ha incluido el uso de la tecnología para detectar a los jugadores que hayan podido ser contagiados por el futbolista que dé positivo. Para ello se utilizará el dispositivo de análisis de partidos denominado Mediacoach. El instrumento se utilizará a fin de analizar todos los contactos que haya tenido este jugador durante el último partido. Se procederá entonces a analizar a todos aquellos jugadores que hayan tenido un contacto directo superior a cinco minutos con él (a más tiempo de exposición más riesgo de contagio). Una vez se obtengan los datos, se llevarán a cabo todas las pruebas necesarias a la persona afectada, en los plazos previstos, hasta su total recuperación.

En el caso de que cualquier trabajador del club que haya pasado los controles se encuentre indispuesto y tenga los síntomas de coronavirus, se le trasladará a un lugar habilitado para el caso dentro de las propias instalaciones del equipo a la espera de ser trasladado a un centro médico.

Más información

Lo más visto en...

Top 50