Italia frena las prisas del calcio

Los clubes piden regresar el 13 de junio, pero el Gobierno zanja que la competición solo volverá cuando haya seguridad total

Cristiano, ante el Inter a puerta cerrada.
Cristiano, ante el Inter a puerta cerrada.Daniele Badolato

La Serie A sigue sin confirmar su vuelta a pesar de que fue una de las primeras ligas europeas en parar. Con el país inmerso en plena fase 2 de convivencia con el virus y en medio de la reapertura progresiva de las actividades económicas, el destino del calcio todavía no está claro. Por un lado, los clubes, en parón absoluto desde el pasado 9 de marzo, presionan para retomar la competición y han puesto sobre la mesa el 13 de junio como posible fecha para comenzar a disputar las 12 jornadas que quedan. Del otro lado, el balón está ahora en el campo del Gobierno, que no está convencido de la viabilidad de reactivar la temporada y se resiste a dar la luz verde definitiva.

El ministro de Deportes, Vincenzo Spadafora, sigue creyendo que aún es pronto para plantear la vuelta a los estadios y es partidario de seguir atendiendo a la evolución de la curva de contagios. “El Gobierno ha apostado por una línea de cuidado y tutela de la salud de todos. Las imágenes de los muertos permanecen en nuestra memoria y por eso hemos querido reabrir con el máximo cuidado. Tengo clara la importancia social que tiene el fútbol y sería una paradoja si no reconociera este aspecto”, comentó este miércoles.

Los clubes llegan unidos al tira y afloja con el Gobierno y el consenso para volver al campo es aplastante. De los 20 equipos que participan en la Serie A, 15 votaron a favor de retomar la competición el 13 de junio y otros cinco apostaron por volver el 20 de junio, aunque esta fecha quedaría demasiado ajustada y no permitiría, por ejemplo, jugar también la Copa de Italia, ya que la Federación Italiana de Fútbol ha aplazado recientemente hasta el 2 de agosto el plazo límite para concluir la temporada 2019-2020. “La reanudación de la actividad deportiva se ha indicado en el respeto de las decisiones del Gobierno y de acuerdo con los protocolos médicos que tutelan a los jugadores”, señaló la Serie A en un comunicado.

El miedo a las pérdidas millonarias que acarrearía la suspensión prematura de la temporada actual, una hipótesis que el Gobierno ha deslizado en más de una ocasión, atenaza a los clubes. Más allá de las caídas de ingresos en los estadios y de contratos de patrocinio, algunas plataformas televisivas aún deben varias cuotas de derechos a los equipos y estos, aunque han decidido ampliar el plazo de pago, deberán zanjar si les conceden los descuentos que han pedido las televisiones para la siguiente temporada.

El ministro de Deportes es consciente de que el problema económico transciende al fútbol y tiene muchas consecuencias en las arcas del país, pero rechaza reanudar la competición a toda costa. “Si el campeonato se retoma, como todos deseamos, será solo gracias al hecho de que hayamos puesto todo y a todos en condiciones de seguridad y no con la prisa irresponsable o instrumental de nadie”, zanjó Spadafora.

En lo único que hay acuerdo hasta el momento es en la fecha para reanudar los entrenamientos en equipo: será el próximo 18 de mayo, día en el que previsiblemente también volverán a abrir los bares, restaurantes y peluquerías en la mayor parte del país transalpino.

La Federación Italiana ha adaptado el protocolo a las peticiones del Comité científico que asesora al Gobierno. Entre otras medidas, se incluye la obligatoriedad para todo el conjunto de hacer cuarentena en el caso de que se contagie alguno de sus integrantes. “En el fútbol no es posible mantener las distancias, los jugadores tienen que correr y marcarse”, admitió el ministro de Deportes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS