Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enorme exhibición de España en su estreno en el Mundial

La selección arrolla a Rumania, una rival directa para pasar a la segunda fase, con una actuación coral redonda

Alicia Fernández (i), en una acción del partido.
Alicia Fernández (i), en una acción del partido. EFE

España se destapó en el Mundial con una actuación inopinada, imposible de prever a la vista de sus últimos campeonatos, donde no había pasado del undécimo puesto. Sin embargo, las Guerreras fueron un trueno en el gimnasio de Kumamoto. Todo le salió redondo en un debut perfecto ante una rival de cartel. Las veteranas estuvieron a la altura y en las jóvenes no hubo rastro de las pocas horas de vuelo que acumulan en las alturas de las grandes citas. Rumania contempló estupefacta cómo era arrollada por un equipo al que había derrotado en cuatro de los últimos cinco torneos. Su gran estrella, Cristina Neagu, vivió abrumada la exhibición española. Metió seis goles, pero su participación no pasó de discreta.

Rumania, 16 - España, 31

Rumania: Dedu; Udristioiu (-), Zamfirescu (-), Pintea (3), Perianu (1), Iuganu (2) y Pristavita (1) -equipo inicial- Dumanska (ps), Neagu (6, 2p), Bacaoanu (-), Florica (-), Dache (-), Polocoser (3), Ostase (-), Seraficeanu (-) y Vizitiu (-)

España: Navarro (2); Marta López (1), Mireya González (3), Pena (5, 3p), Barbosa (6, 3p), Jennifer Gutiérrez (3) y Eli Cesáreo (-) -equipo inicial- Zoqby (ps), María Núñez (-), Arderius (-), Etxeberria (2), Lara González (-), Sole López (1), Alicia Fernández (6, 3p), Almudena Rodríguez (1) y Ainhoa Hernández (1)

Marcador cada cinco minutos: 2-3, 3-5, 5-8, 7-10, 8-12 y 9-16 (Descanso) 10-19, 11-21, 13-23, 14-25, 14-29 y 16-31 (Final)

Árbitros: Bonaventura y Bonaventura (FRA). Excluyeron por dos minutos a Pristavita (2), Perianu (2) , Bacaoanu (2) y Polocoser por Rumanía; y a Eli Cesáreo (2), Etxeberria, Barbosa y María Núñez por España.

Incidencias: Encuentro de la primera jornada del grupo C de la primera fase del Mundial de Japón disputado en el Prefectural Gymnasium de Kumamoto.

A Rumania se le torció el partido antes de empezar, en las horas previas. Cuatro jugadoras se cayeron de la concentración tras autoinculparse en un caso de dopaje para reducir la pena. En previsión de que eso ocurriera, ya había tres relevos preparados, pero el golpe fue serio y todo lo que vino después no hizo sino acentuar su crisis. El desarrollo de la película se vio rápido. Desde el 0-3 inicial, con tantos de Nerea Pena desde los 7 metros, España siempre marcó el paso. Las Guerreras se presentaron en el torneo con una actuación coral, sin fisuras y muy sólidas en ambos lados de la pista.

El primer sprint (5-10 en el minuto 17) llegó desde el campo propio. Dos goles de Shandy Barbosa y Silvia Navarro de lado a lado de la cancha obligaron a Tomas Ryde a detener el encuentro. Ni Crina Pintea desde el pivote ni, sobre todo, Cristina Neagu desde el exterior, se hacían sentir lo suficiente. Y mucho tuvo que ver la defensa cerrada y de muchas ayudas de España, que les impidieron coger el ritmo. Reaccionó Rumania, que se acercó tras cuatro ataques fallados de su rival y la segunda exclusión de Eli Cesáreo, la benjamina de la selección (20 años), pero el segundo acelerón fue todavía mayor. Una ola que la arrolló por completo. Tres paradas seguidas de Navarro y la activación de la segunda unidad (Alicia Fernández -MVP del encuentro-, Ainhoa Hernández, Almudena Rodríguez y Maitane Etxeberria) impulsaron al equipo de Carlos Viver hasta los siete goles de distancia al descanso (9-16). Ni en las previsiones más optimistas figuraba este arranque.

El paso de los vestuarios devolvió a una España aún más lanzada y una Rumania todavía más aturdida. Desconocida. Se lo castigaron las Guerreras, que le endosaron un parcial de 2-6, hasta doblarle en el marcador (11-22) gracias a un penalti convertido por Shandy Barbosa. Recién regresada a la selección tras su maternidad, la veterana lateral izquierda (seis tantos este sábado) está llamada a liderar el equipo junto a Nerea Pena (cinco dianas) y la eterna Navarro bajo palos.

El monocultivo de Neagu fue demasiado poco para una España que funcionó como un reloj, con una segunda unidad para la que no hubo tacha. Ninguna de las jugadoras que saltaron al 40x20 dejaron de tener su momento de gloria. También la guardameta suplente, Darly Zoqbi, que, ya con todo resuelto, dejó seis intervenciones en pleno festival. Los siete tantos de Rumania en toda la segunda parte describen las sonrisas españolas y los lamentos de su rival.

El debut era clave para la selección, que empezaba a jugarse las lentejas en el Mundial desde el minuto uno contra una oponente directa para pasar a la segunda fase, sin ningún margen para un aterrizaje suave en el torneo, y la respuesta no pudo ser más perfecta. Este domingo jugará contra Hungría (10.00, Teledeporte). Otro duelo clave para comprobar hasta dónde puede llegar en su aventura japonesa.

Resultados de la jornada

GRUPO A

Holanda, 26 - Eslovenia, 32

Serbia, 32 - Angola, 25

GRUPO B

Francia, 27 - Corea del Sur, 29

Alemania, 30 - Brasil, 24

GRUPO C

Rumania, 16 - España, 31

Montenegro, 29 - Senegal, 25

Hungría, 39 - Kazajistán, 15

GRUPO D

Rusia, 26 - China, 11

Japón, 24 - Argentina, 20

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información