Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alejandro Valverde: “Estaba helado, no podía seguir”

Gorka Izagirre, único español entre los 10 primeros en todas las pruebas

mundial de ciclismo
Alejandro Valverde, durante la carrera. getty

Los helicópteros no despegaban, el avión tenía que aterrizar para repostar, no llegaban imágenes de las motos y no se sabía si lo que aparecía en pantalla era en directo o grabado, así que había que comprobar las noticias una a una, para evitar confusiones. El primer fake llegó cuando se avanzó la retirada de Ion Izagirre, que no era tal. Fue uno de los tres españoles que acabó la carrera, junto a su hermano Gorka y el navarro Imanol Erviti, (44º), a 14,48m del ganador.

Así que cuando el siguiente nombre que figuró entre los retirados fue el de Alejandro Valverde, sin imágenes que lo corroboraran, –de hecho, el murciano no apareció en ninguna imagen de televisión durante las seis horas y media de carrera–, primero se extendió la incredulidad y después cierto desasosiego entre la delegación española. Había pasado en el pelotón por la línea de llegada, sin problemas aparentes, en la segunda ocasión en la que atravesaban Harrogate, y se fue directamente para el hotel. Sólo sus compañeros de equipo lo sabían: “Estaba helado. Ha sido un Mundial muy exigente y les he dicho a los demás que no podía seguir. Es una lástima entregar así el maillot arcoíris, aunque ya sabía que iba a ser muy difícil”, aseguraba el ya ex campeón del Mundo, ya duchado, en el hotel de concentración.

Valverde, que era el santo y seña de la delegación española, encabezó un Mundial decepcionante para la selección española en todas las categorías. Sólo Gorka Izagirre (noveno), estuvo en el Top Ten en todas las clasificaciones del campeonato, si no se cuenta al relevo mixto, décimo en una prueba en la que participaron once equipos y el undécimo era un combinado de varias naciones. Nadie se acercó a las medallas. Países Bajos consiguió cinco, Estados Unidos e Italia, tres. Dinamarca, Australia, Suiza y Reino Unido, dos. Alemania y Bélgica, una cada uno, pero España no tuvo opciones de ninguna clase después de la retirada de Alejandro Valverde, que provocó que el equipo, estructurado en torno a su figura, se desgajara. Con el frío y la lluvia, desasosegados por la retirada de su jefe, todos, salvo los hermanos Izagirre y Erviti, se fueron quedando en los boxes. El primero fue Iván García Cortina, a quien se consideraba el plan B. Le retiró una gastroenteritis. Después, los demás componentes del equipo español se fueron quedando sin motivación.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >