Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diego Costa se redime ante el Mallorca

El delantero hispanobrasileño, tras seis meses sin marcar, y João Félix dan la victoria al Atlético. Morata es expulsado y no jugará ante el Madrid el sábado

mallorca - atletico
Diego Costa marca el primer gol del Atlético. reuters

Con una primera parte autoritaria y un segundo tiempo gris en el que contuvo más que atacó, el Atlético sumó tres puntos en Mallorca antes del derbi del sábado ante el Madrid en el Wanda. Tras la derrota ante la Real Sociedad y el empate con el Celta, la victoria fue un bálsamo más individual que colectivo. Marcaron Diego Costa (después de seis meses) y João Félix, Koke y Saúl subieron el tono y Thomas se postuló como el centrocampista dominante que busca y no termina de encontrar Simeone.

Mallorca
MLL
0
-
2
ATM
Atlético
Mallorca
Manolo Reina, Lumor, Joan Sastre, Xisco Campos, Martin Valjent, Takefusa Kubo, Iddrisu Baba (Abdón Prats, min. 66), Lago Junior (A. Trajkovski, min. 61), Salva Sevilla, Dani y Ante Budimir (Álex Alegría, min. 66).
Atlético
Oblak, Felipe Monteiro, Renan Augusto , Santiago Arias, Savic, Koke, Vitolo (Correa, min. 56), Saúl, Thomas, João Félix (Marcos Llorente, min. 82) y Diego Costa (Morata, min. 68).
Goles
0-1 min. 25: Diego Costa . 0-2 min. 63: João Félix .
Árbitro
Alejandro José Hernández Hernández
Xisco Campos (min. 76), Iddrisu Baba (min. 4), Ante Budimir (min. 6), Felipe Monteiro (min. 54), Savic (min. 12), Morata (min. 76) y Correa (min. 85).
Morata (min. 76).
Estadio:Son Moix

No utilizó el entrenador esa doble punta con la que apuntaba a la previa. Dejó en el banco a Morata y junto a Diego Costa alineó a João Félix. El eje del centro del campo, la zona en la que aún no se ha consolidado una pareja, le fue encomendada a Koke y Thomas, con Saúl a la derecha y Vitolo a la izquierda. Un centro del campo muy físico, que quiso imponerse desde el inicio mordiendo en la presión. En cada intento por salir, los jugadores del Mallorca se encontraron con una versión gremial y decidida de los centrocampistas del Atlético por ahogarles. Solo las escaramuzas que generaba Kubo por técnica y velocidad y la verticalidad de Lago Junior apuntaron cierta capacidad para batir las líneas de presión visitantes. Esa asfixia no pudo concretarla Diego Costa con la espuela tras una incursión meteórica de Saúl. Bajo el foco por su intrascendencia en el remate y en el gol en lo que va de temporada, Costa protagonizó uno de esos partidos en los que despliega esa hiperactividad que le convierte en un azote para los centrales. Bregó en la punta de ataque, descargando juego y cayendo a las bandas. En el primer acto firmó sus mejores minutos en lo que va de curso. Tuvo el premio del gol en la continuación de un saque de esquina botado por Koke. El balón le llegó de vuelta al capitán y puso una rosca que pilló a la defensa del Mallorca descolocada. Costa se anticipó para conectar en plancha un cabezazo cruzado inalcanzable para Reina. Si el gol puede ser un espaldarazo para el hispanobrasileño, a Koke también le vendrá bien esa asistencia para no sentirse un mero corredor de fondo.

Espoleado y metido de lleno en el partido, Costa protagonizó una cabalgada de las que estiran al equipo y su centro lo controló João Félix para coserle una chilena que dio en la mano de Sastre. El penalti señalado por el colegiado fue rectificado por el VAR, que determinó manos previas del portugués. Más centrado, al chico se le vio más participativo que en los últimos partidos en el juego por dentro. En esa tónica de mejora generalizada del primer acto, el colombiano Arias, inédito hasta este duelo, tuvo más peso que Lodi. Un disparo cruzado suyo, tras una buena triangulación en el costado derecho, astilló la base del palo derecho de Reina.

Con una superioridad manifiesta, el Atlético se fue al descanso con aires autoritarios que desaparecieron en el arranque del segundo tiempo. Decidió el Mallorca jugar en campo contrario, pasar a ser el equipo presionante y aumentar las revoluciones. De esa salida eléctrica sacó un desmarque de manual Kubo en el área que el japonés resolvió con un remate que se envenenó tras tocar en Felipe. Entre Oblak y el palo evitaron el empate. No había señales del Atlético que había gobernado el partido antes del intervalo. Simeone operó con la salida de Correa por Vitolo y fue el argentino, tras un pase filtrado de Thomas, el que con un control y dos toquecitos puso un centro que terminó por caerle a João Félix. A la media vuelta, y tras golpear la pelota en Budimir y el palo, el luso firmó su segundo gol de la temporada. Un mandoble para el Mallorca, que ya vio el partido imposible. El pase de Thomas también le reivindicó como el jugador que mejor entiende la posición de mediocentro, tanto para ordenar el juego como para asomarse al área descolgándose. En los partidos en los que no comete errores en la entrega, su figura crece como un futbolista determinante para Simeone.

Con el partido ganado, Simeone mantuvo su empeño de no formar con la doble punta y le dio minutos a Morata y descanso a Diego Costa. La irrupción de Morata fue atropellada. Se enzarzó en dos acciones infantiles con Xisco Campos y terminó expulsado. Será baja para el derbi, así que si el Cholo tenía previsto sorprender al Madrid con la pareja de nueves, el plan se le chafó.

En el carrusel de cambios de Simeone también hubo lugar para Llorente, que entró por João Félix para paliar la inferioridad numérica. El volante exmadridista pudo cerrar el partido con una llegada al área que terminó por cruzar demasiado. Fue el último gran movimiento ofensivo del Atlético, que ya se dedicó a intentar controlar los orgullosos ataques del Mallorca, al que le penalizó mucho su timorato primer tiempo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información