Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pesic: “A ver si aguantan todos. Está siendo una final al límite”

El entrenador azulgrana valora la entrega de su equipo en un mano a mano con el Madrid "de la máxima exigencia física y mental". "Nos hemos partido la cara. Ha sido brutal", dice Oriola

Campazzo ante Oriola en la jugada final
Campazzo ante Oriola en la jugada final acb photo
Liga Endesa ACB Jornada 3

Finalizado

El Barcelona logró prolongar la final de Liga más apasionante de los últimos años en otro desenlace sobre la bocina. Esta vez, Thompkins no tuvo el mismo pulso que Carroll y salió cara para los azulgrana. El Real Madrid se resbaló en la cornisa. “Ha sido una noche brutal. Un partido intenso, muy físico, trabado… digno de la final que estamos viviendo. Nos hemos partido la cara”, explicó Pierre Oriola entre la felicidad y el alivio. “Cuando llegas a una última jugada así todo depende de la suerte. Respecto al segundo partido no fue tema de suerte, el otro día no supimos rematar”, señaló el pívot de Tárrega. “A ver si aguantan todos los jugadores para el cuarto partido. Están siendo partidos al límite, de mucho desgaste físico y mental”, apuntó por su parte Pesic incidiendo en el desgaste de la eliminatoria.

El técnico azulgrana reiteró el discurso de resiliencia que lanzó en la víspera. “En esta temporada hemos demostrado muchas veces que los momentos de debilidad se pueden transformar en momentos positivos. Esta ha sido de nuevo nuestra motivación. Es difícil levantarse tras lo de Madrid, pero encontramos una energía adicional. El equipo ha demostrado mucho entusiasmo. Sin entusiasmo da igual la táctica y este equipo tiene muchas ganas. Creemos en nuestro juego y en nuestra defensa”, desarrolló en su discurso. El Barça volvió a imponerse en el rebote, con más diferencia incluso (35-21) y logró contener la secuencia de triples del Madrid, que llegó a ser de 12 de 24 en el ecuador de la segunda mitad para acabar en un 15 de 34. Acabaron los blancos con tres aciertos menos de dos (12 de 26) que de tres.

Pesic valoró la fidelidad de su equipo al plan de partido y a su idea de juego. “Tenemos muchas opciones tácticas e intentamos tomar las decisiones según el momento de los jugadores. Ellos viven de dos motores Llull y Campazzo. Son los que conducen el coche, bueno el fórmula uno. Y organizar una defensa contra ellos no es fácil, pero Hanga y Pangos hicieron un gran trabajo”, analizó el técnico serbio. “Tenemos mucha confianza en nuestro concepto defensivo", insistió. "Ellos han anotado triples desde 10 metros pero, tengo la sensación, de que todos sus tiros desde el perímetro llegaron después de una gran defensa nuestra. Nosotros insistimos en ella porque sabemos lo que queremos y lo que no queremos defender”, desarrolló Pesic antes de rematar a su estilo. “En Madrid jugamos mejor, pero perdimos. Esta vez, no jugamos mal y ganamos”.

El Barça se apuntó su primera victoria, de nuevo con Heurtel al frente. El base francés anotó 30 puntos en el segundo partido, en la que fue la mejor anotación en un playoff final en 21 años —en 1998, Bryan Sallier (TDK Manresa) abrió la final contra el Baskonia con 31 puntos— y en el tercer encuentro sumó 21 puntos y cuatro asistencias y terminó doblegando a Campazzo. Uno de los grandes pulsos de la serie. El Madrid llegó al descanso con seis puntos de renta y, en la tribuna de prensa, comenzaron a repartirse los folios con el protocolo de la entrega del trofeo al campeón. No hizo falta repasar el ceremonial porque lo atajó in extremis el Barça. Thompkins no logró embocar su cómodo lanzamiento a un metro del aro. Vio como el Barça se agarraba a la Liga Xavi Pascual, en segunda fila del palco de autoridades, cerca de Epi y Solozábal. La Supercopa de 2015 fue el último de los 12 trofeos del técnico de Gavá. Tras su salida fracasaron Bartzokas y Sito Alonso. Ahora, Pesic pelea aún por recuperar el trono liguero perdido por los azulgrana en 2014.

“Sabíamos que esto no iba a ser fácil”, señaló Campazzo entre el tópico y el análisis. “Tenemos que seguir haciendo nuestro juego, encontrar el equilibrio entre la lucidez y la intensidad, corregir detalles y errores. Es una pena, pero hay que pasar página y seguir con el hambre de ganar el título”, sentenció el Facu. El base argentino y Thompkins, los dos mejores en el bando madridista con 18 puntos por barba, acabaron descarrilando en la acción final. “Me preocupa el rebote, como en toda la serie, algunos fallos defensivos en los que nos castigan y que en ataque no mantengamos nuestra idea de juego independientemente de su defensa”, analizó Laso con autocrítica. “Tenemos que mantener nuestro estilo", recalcó. "En lo positivo, me quedo con los momentos en los que hemos tenido el control del ritmo y con ajustes defensivos muy buenos”, completó el entrenador madridista. Mañana, cuarto episodio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información